Segunda experiencia Pathfinderiana

27

Y segunda vez que salgo diciendo “volveré”… aunque, no lo oculto, en esta ocasión estoy un poco preocupado porque no haya evento al que volver.

Y es que me ha impactado mucho ver que las cuatro mesas de la pasada edición se han quedado en tan sólo dos, no tanto por el menor número de jugadores, algo apreciable, sino al bajón en el número de másters. Hay que ver lo mucho que depende nuestra afición de esta figura y cuánto impacta en ella la ausencia de tan sólo dos individuos. Pero en fin, espero que esta impresión mía provenga de que sólo he asistido a dos ediciones y la cosa suela moverse con estos altibajos. Me ofrecería también a arbitrar, pero, como ya he dicho en alguna que otra ocasión mi memoria RAM es demasiado limitada como para almacenar un Aventuras en la Marca del Este, no digamos ya el señor tocho de Pathfinder, que depende de tantos modificadores, mecánicas y cucamonas para funcionar como es debido. Que luego hablamos de 4ª…

Pero bueno, que me desvío 😛 Volviendo a la reseña de lo que ocurrió el Sábado, comenzaré diciendo que mi jornada empezó en realidad la tarde anterior, cuando me senté con mi Princesa a seleccionar de entre mi colección de dados los que eran estadísticamente más favorables. Dado que al día siguiente me iba a arbitrar nada menos que mi gafe particular (hecho comprobado de sobra tras una partida en vivo y otra en Comunidad Umbría) tenía que intentar contrarrestar ese aura de negatividad supersticiosa con método científico. Así fui eliminando dados hasta que llegué a un número bastante manejable cuyo resultado… bueno, ya veréis después 😀

La jornada en el Generación X de Puebla comenzó con un poco de desconcierto por la escasez de másters, ya que éramos doce jugadores para tan sólo dos directores de juego. Al final, entre las opciones de mezclar a cadetes con veteranos o hacer mesas homogéneas, el insigne Lato optó por esta última, reservándose para sí a los nuevos cadetes de la Sociedad y dejando a Bester la difícil tarea de lidiar con los que ya llevábamos alguna sesión que otra a nuestras espaldas.

Y así fue como acabamos en la misma mesa Ian, el paladín de JMPR al que conocí en mi primera misión, Davor, el alquimista semiorco de Lank (compañero también de Comunidad Umbría), Arkerion el Guerrero de david, Rashid, el pícaro de Kharma y la Clérigo Kyra, de un jugador cuyo nombre no recuerdo (si lees esto, por favor, ¡manifiéstate en los comentarios! :-P)

Una cosa que me llamó la atención fue que, de seis personajes que había sobre la mesa, sólo había tres facciones en juego: 3 Qadiranos (Arkerion, Rashid y Turom), 2 Andoranos (Ian y Kyra) y 1 Chelixano (Davor). Los “moros” de Golarion en mayoría, jejeje.

Sobre la partida, bueno, no seré yo quien la destripe. Digamos que, salvo la sorpresa inicial que me llevó a interpretar a un mono ( y a sorprender a mis camaradas con un rasgo de estos animales que creía universalmente conocido), el resto de Mists of Mwangi es un conjunto de encuentros que se resuelven únicamente a base de combate. Esto, para un pícaro como el mío, significa que su trabajo se reduce a hacer Ataques Furtivos, flanquear para otorgar bonos de ataque a los demás y llevarte alguna galleta que otra, y para las dos últimas tareas hay clases mucho mejor preparadas que ésta. Si encima no te acompañan las tiradas de ataque, como suele pasarme a mí, pues acabas buscando el mínimo resquicio por donde poder aplicar alguna de tus otras especialidades. Y este escenario no ofrece demasiados huecos, la verdad. En comparación, Citadel of Flame resulta mucho más variado.

¿En serio que no lo sabíais? XDDD

Pero, pese a lo que pueda parecer después de leer lo anterior, no me lo pasé mal, qué va. Hubo alguna situación inverosímil, como la de los monos que reseñaba más arriba, muchas risas y tensión que se acumulaba según se nos iban acabando las curaciones de Kyra (siempre diré que lo que pagues por las pociones de curación no es un gasto, sino una inversión). Y además conseguimos las misión de Qadira, algo que siempre viene muy bien, jejeje. Los combates fueron muy fluídos, aunque en ocasiones adolecían del problema del jarrón de Ming (expositores de cristal que salieron indemnes, bombas que no prendieron fuego en animales disecados…), y las descripciones me impresionaron por lo sugerentes y evocadoras, gracias al buen hacer de Bester, que se estrenaba como máster ante gente desconocida y supo guiar con riendas férreas nada menos que seis jugadores. Chapó, maestre.

Y poco más… Ah, se me olvidaba. ¿Resultaron eficaces los dados estadísticos? La respuesta es… a medias. Es decir, las tiradas de combate fueron tan malas como de costumbre y también fallé dos tiradas de salvación claves. Pero también tuve éxitos. Uno de ellos me permitió huir en lugar de atacar (lo sé, no suena muy heroico :-P), otros consiguieron que el grupo encontrara algunos objetos y otro más hizo que lograra enganchar el pomo de un armario con  una cuerda desde la otra punta de la habitación. Que sólo sirvió para desencadenar otro combate antes de tiempo… Pero bueno, la cuestión es que la selección estadística anuló a medias el gafe del maestre Bester. La prueba definitiva de que funcionó fue cuando Kharma me cogió 3d6 y sacó un 18 de tirada de daño. ¿Suerte? No, mis dados estadísticos XDDDDD

En fin, que estoy deseando que se convoque cuanto antes la próxima sesión de la Sociedad de Exploradores. A mí me encantaría que se alcance un ritmillo de una al mes, pero ay, qué fácil es decir estas cosas desde el lado del jugador…

27 COMENTARIOS

  1. La verdad es que los dados nos jugaron malas pasadas. Pero al final lo pasamos muy bien.

    Yo creo que los diseñadores de aventuras no se atreven a hacer aventuras con escenas que se resuelvan sin combate porque no saben valorarlas y hay demasiadas opciones y variables. Es la impresión que me da.

    Y yo espero que haya más narradores para la próxima, fíjate que hasta me he planteado hacer de narrador, pero es que no veo tiempo para prepararme como $deity manda.

    • Me temo que lo de las tiradas empieza a ser contagioso, camarada. Prometo ponerme en cuarentena dadil antes de volver a compartir mesa con vos 😀

      Y sobre el diseño de las aventuras, debéis tener razón, maese, porque todas las aventuras que hay en stock para la Society son aventuras muy similares. Imagino que el formato “juégalo en 3-4 horas” no da para mucho más.

      Aun así hay alguna que otra que parece ser un poco más variada, como la The Frostfur Captives… eso de tener que escoltar a una cuerda de prisioneros goblins para que no los maten antes de llegar a destino tiene buena pinta. Al menos a priori, claro.

      ¡Un abrazote! Y póngame a los pies de su señora, por supuesto 😉

      • La aventura de escoltar a los goblin no esta nada mal y al menos no es en un dungeon sino a cielo abierto. Tienen ciertas situaciones que pueden dar lugar al roleo y a la estrategia pero tiene que salir del DM porque de la aventura desde luego que no ya que todo se resuelve con tiradas y combate.

        Eso si la aventura es bastante larga, descompensada y con un final que no me gusto nada…

          • La juegue en la LES de este año y no conseguimos completarla, de hecho casi acabo todo el grupo muerto. Lo dicho no esta mal pero necesita trabajo por parte del DM para mejorarla…

  2. Lastima que yo esta vez no pude apuntarme .. tenia muchas ganas de volver a jugar .. aunque por lo que leo casi lo mismo ni hubiera tenido sitio, lastima que nadie mas se apunte a hacer de master … a ver si para la próxima hay mas mesas o alguno de los mas veteranos (o no) se anime a dirigir si necesitan gente.

    • Hombre, como dicen mis suegros, “donde comen seis, comen siete”, maese Kelven. Además, dada la (nula) efectividad en combate de mi personaje, seguro que mis compañeros habrían agradecido una espada o una varita mágica extra.

      Vamos, ¡ni se os ocurra poneros como excusa para no venir la falta de másters!

  3. Me alegro que lo pasases bien y quieras repetir 😀 para mi eso es lo importante

    Yo por mi parte creo que intentaré repetir como master porque realmente lo disfruté más que jugar…o sea que al menos un master (aunque algo gafe) habrá …;)

    respecto a la próxima aventura…creo que intentaré “tunearla” para incluir elementos no de combate..que a mi tanto ésta como Citadel of flame me da que pecaban de exceso de lo mismo.

    Si me apuras el escenario de Mists of mwangi lo veo más evocador que el de la ciudadela..
    pero supongo que al dirigirla me metí más en la aventura..

    respecto a tu gafe..XD ..yo creo que no tiras con la suficiente fe…porque yo mira que le di bofetones al personaje de JMPR , más que nada , por la fé que ponía en cada tirada XDXD..

    en cualquier caso, y en aras de tu mejora en la Sociedad entenderé que la próxima partida quieras alejarte de mi y jugar con otro master 😉 😀

    ya en serio, como dices sería genial darle a estos eventos mayor difusión y una frecuencia mayor pero al ser por amor al arte es siempre difícil de sacar tiempo y coordinar…yo , en cualquier caso , si hay que firmar para otra el próximo mes , firmo 🙂

    un abrazo ! 🙂

    • Maestre, ya sabes que yo me apunto a una partida contigo aunque sea a Hackmáster. ¡Incluso sabiendo que eres mi gafe particular! Que si hubiera querido hacerme un personaje para ganar gloria y honores habría escogido un mago o un guerrero. No, hombre, que yo me meto en estos saraos por el compadreo, las risas y el espectáculo 😀

      Sobre la comparativa Citadel-Mists… bueno, es verdad que ambos tienen combates a tutipleni, pero la de Citadel tenía un par de misterios muy buenos. No quiero revelar demasiado, pero aquella puerta secreta y las habitaciones aledañas fueron muy cachondas, y el ritual para llegar al final también tuvo su punto. Y mira que no son gran cosa, pero cualquier alternativa al combate continuo me parece un acierto, jejeje.

      En fin, intentaré entrenarme en la “Fe” a la hora de lanzar dados. Y que sepas que hasta ahora eres el máster con el que mejor me ha ido en la Sociedad (¡conseguí las misiones de facción y todo!) así que si la próxima no coincidimos en la misma mesa será porque no hay otro remedio 😉

      ¡Otro abrazote, camarada! A ver para cuándo montamos esa SGRI noviembrera 😛

  4. Quien llevaba a la clérigo Kyra era mi colega Javi, a quien convencí de nuevo para jugar tras la repentina muerte de su personaje en las LES.

    Yo es que no me he leído el manual de Pathfinder, que sino me ofrecía para dirigir y que haya mas DM. También echa un poco para atrás tener que dirigir a las aventuras que ellos te digan y para mas inri tener que comprar algunas… y por lo que veo tras mi tercera partida son todas del mismo palo (combate y situaciones para resolver en una simple tirada).

    Pienso que la mejor opción es hacer como dice Bester y tunear las aventuras para que tengan un mayor interés mientras se respeta los parámetros de la Sociedad de Exploradores.

    • Hombreee… pues saluda a Javi de mi parte, me partí con él también lo suyo, aparte de que si no fuera por él el pobre Turom habría tenido que gastar otras 200 monedas en pociones XDDD

      A mí también me sorprendió en su momento que hubiera que comprar las aventuras, pero ahora que lo sé no se me hace tan raro. Son módulos, al fin y al cabo, aunque se usen para la Pathfinder también se pueden jugar fuera de ella. Y también pienso que es lógico que la Society limite y controle los módulos para darle un viso de “oficialidad” a los cambios que ocurran en Golarion a resultas de los resultados de las facciones… si es que ocurren, claro, que no lo sé.

      En fin, que siempre existe la posibilidad de quedar y jugar a Pathfinder fuera de la Society. Pero me parece que tiene su gracia jugarlo con estos parámetros.

      ¡Un abrazote, maese Kharma! Y ya digo, me apunto las tácticas de Rashid para la próxima 😉

  5. Me alegro mucho que lo pasarais bien. yo en breve retomaré mi campaña de Punjar con Pathfinder, así que ya te contaré que tal el sistema, pero espero cumplir con lo de una partida al mes, que menos es poco y no sabe a ná..

    Un abrzote, compañero¡¡¡

    • Eeeese Fatelux!! Qué bueno que por fin retomes la campaña, compañero, aunque sea con una frecuencia mensual eso son siempre buenas noticias, jejeje.

      Y ya me contarás qué diferencias encuentras con la 3.5… no creo que haya demasiadas a nivel combate, no?

      ¡Otro abrazote y bienvenido de vuelta de las Turquías! 😉

  6. ¿Rol y monos? ¡sin duda una mezcla ganadora!
    La verdad es que me da una envidia brutal, a ver si por algún hacer termino haciendo curso en Madrid y me dejo caer, jeujjejeu.
    Lo de las partidas con mucho combate no me mola demasiado por situaciones como las que comenta, que nuestro personaje solo pueda sonarse los mocos; prefiero las partidas más equilibradas con un poco de todo.
    De todos modos los picaros de Pathfinder son más cañeros que los de D&D 3.X aunque poco puedan hacer con los sicóticos de 4.0.

    Un abrazo!

    • Jajajaja, bueno, los monos siempre molan… pero claro, como todo lo bueno, mejor si breve. Respecto a los pícaros… bueno, a primer nivel todos los choris son pardos 😛

      Y ya sabéis que solo tenéis que avisar con un poco de antelación y montamos algo, maese. Aunque sea un tour gastronómico o algo.

      ¡Un abrazo!

  7. Joer maeses, me estoy muriendo de la envidia! Y además con Bester al otro lado de la pantalla estoy seguro de que aquello estaba lleno de crías!

    Y sobre los monos, yo tambien pensaba que era algo ampliamente conocido, de hecho es el unico motivo por el que mi chica no me ha hecho meter un tití en casa 😛

    • ¿Lleno de crías?… mmmm… me temo que todos éramos muchachotes con gran variedad de perillas y camisetas frikis XDDD

      Y un tití en casa tiene que molar, hombre. Además, ¿qué tamaño pueden tener sus cacas? Tamaño mosca, si acaso 😛

  8. Bueno, he vuelto a picar y ya tengo comprada una nueva aventura para la próxima reunión de la Sociedad …XD XD..

    ésta creo que satisfará a los de paladar más exigente 😛 😉

    saludos ! 😀

    • Uy uy uy… y claro, no puedes dar pistas ni nada…

      ¡Qué intríngulis! Y qué ánimo… invertir 3 euros en la Sociedad, jajaja. 😛


  9. bester:

    Bueno, he vuelto a picar y ya tengo comprada una nueva aventura para la próxima reunión de la Sociedad …XD XD..
    ésta creo que satisfará a los de paladar más exigente
    saludos !

    Cuando dice lo de los paladares, quiere decir, maese Erekibeon, que nos van a dar hasta en el cielo del idem.

  10. Que envidia q dais los de Madrid con esos eventos que llevamos meses intentando hacer aquí en Barcelona (que triángulo frki ni ostias, na de na si no estás ya en el meolllo!!) con los de Krítik aunque al final hemos abierto un poco a ver si se presentan más directores. La verdad es que la Citadel está muy bien, esa que habeis jugado no la he visto pero hay varias muy buenas, la primera de todas, el SIlent Tide, auqnue es para 3.5 está muy bien y hay un poco de todo….
    Bueno a ver si un día coincidimos todos!!

    • Ojalá, maese Haco, ojalá… y francamente, siempre me ha extrañado que, con la actividad tan frenética que tienen los de Kritik, no haya surgido ya una Pathfinder Society estable y permanente por allí.

      Igual Lato podría daros algunas indicaciones de cómo se organizan las de aquí para que os animéis a montar la vuestra…. no sé.

      ¡¡Y me uno a ese deseo de coincidir todos!! A ver si para el año que viene puedo subir para Barna, que ya le voy teniendo muchas ganas a las Barnalúdicas

      ¡Un abrazo, camarada!

  11. Hablas de suerte pero nadie, nadie ha comentado nada de mi guerrero Arkerion como exorcizo a los monos a golpe de 20 y como despues paro todas las galletas del monaco con la cara 😀

    Yo me lo pase bien y espero que podamos repetirlo, ya lo he puesto en la pg de la Sociedad pero ni una respuesta 🙁
    Ya me paso algo similar en varios Game Days de D&D…no lo entiendo, todo el mundo quiere jugar pero resulta casi imposible volver a reunir a la gente para seguir ¿?
    1 vez al mes parecía un formato ideal, tan chungo sería poner ya otra fecha para volver a jugar??? ahí lo dejo 😉

    Saludetes

    • Cierto, cierto, maese Arkerion… que sepáis que en mi caso particular no olvidaré fácilmente esa pedazo de carga-placaje que estampó a mi mono contra el escudo de Ian 😀 Pero disculpad que no guarde un informe demasiado exhaustivo de quién hizo qué, en la partida, jejeje. 😉

      Yo no tengo problema en quedar una vez al mes, sobre todo sabiendo de antemano la fecha. Es cuestión de fijarla y mi agenda se puede adaptar a ella… lo que no sé es si el espacio de Gen-X tiene una disponibilidad tan flexible como la nuestra, o si nuestros másters pueden hacer semejante esfuerzo. A ver si alguno nos lee y nos dice algo…

      ¡Un abrazote, compañero de armas!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.