¿Esto qué es?

Pues un blog bastante ecléctico, como ya habrás visto. Si vienes de nuevas supongo que parecerá un batiburrillo de temas, a cuál más incomprensible. Pero bueno, si estás en esta página es que quieres darme una oportunidad para explicártelo antes de irte para no volver. A ver si la aprovecho bien…

Por cierto, no me he presentado. Por aquí me conocen como Erekíbeon Barbagrís, un sobrenombre que llevo algún tiempo paseando por esos mundos digitales. En el mundo real soy un tipo del 74, felizmente casado con la mujer de su vida (también conocida por aquí como “Mi Reina“), y con dos hijos: Mi Princesa, que es la mayor, y el (de momento) pequeño Bárbaro. Por ahora sigo siendo un empleado con una hipoteca… vamos, que soy un españolito medio-medio. ¡Un placer!

¿Sigues aquí? ¡Genial! Pues venga, vamos con la que seguro será tu primera pregunta…

¿De qué va este blog?

Aunque el título describe bastante bien a un sector de la población friki que empieza a tener una edad (lo siento, chicos, se me ocurrió a mí primero 😛 ), lo cierto es que no refleja fielmente el contenido general de las entradas. Así que me he puesto a agruparlas según el número de entradas dedicadas y la importancia que tienen para mí, y al final parece que éstos son los temas principales de Padre, Marido y Friki:

Rol

La mayor parte de las entradas tienen que ver en mayor o menor medida con los Juegos de Rol, mi principal afición. (Si aún no sabes de qué van y/o quieres que yo te lo explique brevemente, échale un vistazo a esto). Las hay de todo tipo: reseñas de juegos y aventuras, apuntes sobre otras webs roleras, reflexiones sobre estilos de juego, propuestas de reglas caseras, informes de partidas jugadas, reporte de convenciones, e incluso alguna que otra aventura de mi cosecha.

Sin embargo, uno de los efectos secundarios del hobby es que se acaba adquiriendo lo que llamamos la “mirada rolera”, o verle a casi todo un aspecto aprovechable para alguna partida. Por ejemplo, un paseo por el casco antiguo de Cáceres es un semillero de ideas, un videojuego te hace tomar notas sobre la próxima escena de acción, etc etc. Así que es muy posible que encuentres referencias roleras incluso en entradas sobre cosas como Eurovisión. Avisado quedas 😛

Niños

Posiblemente el tema con el que más se asocia este blog si preguntas por el mundillo rolero. Y lo cierto es que bajo la etiqueta “niños” encontrarás muchas entradas referentes al binomio rol/niños, tanto a nivel teórico como a nivel práctico. Pero no sólo de rol vive el Padre, así que también hay otras cosas como actividades frikis, cancioncillas que nos hemos inventado, notas de cosas que me gustaría hacer, etc.

Quién sabe, igual encuentras algo para hacer con tus hijos, sobrinos, etc. 🙂

Frikismo

El resto de artículos que no entran en los dos grupos anteriores. Por aquí también vas a encontrar referencias a videojuegos, libros, juegos de mesa, películas, series de televisión, comics, algún viaje que otro, algo de música, tecnología móvil, consecución de autógrafos de autores famosetes, anotaciones sobre webs o vídeos que he descubierto por ahí, sucesos que me llaman la atención… lo dicho, un poco de todo.

Matrimonio

Curiosamente, el segundo de los atributos que definen el blog no tiene entradas dedicadas específicamente. ¿Significa eso que no supone una parte importante en mi vida?

En absoluto, está presente en todo el blog. Mi Reina y yo tenemos muchos gustos en común, y es con ella con quien voy a ver todas las películas fantásticas y de superhéroes, nos tragamos juntos casi todas las series que aparecen por aquí, y bastantes más que no me da tiempo a comentar, y le encantan los juegos de mesa que “misteriosamente” aparecen de pronto en casa. ????

Sin embargo, es verdad que no hay entradas tipo “Rol con pareja”. La razón es que aunque lo ha probado (y aún recuerdo con terror algunas acciones de sus personajes) el rol no le tira mucho. Pero bueno, también hay otros gustos en los que tampoco coincidimos, como los temas de terror o postapocalípticos… y no pasa nada.

En fin, de vez en cuando le digo que me gustaría que tuviera una presencia más protagonista en el blog, pero ella siempre se resiste. Un día de estos conseguiré convencerla. 😛  Pero de todos modos, su influencia y su presencia siguen aquí, impregnando todo el blog, asomando por aquí y por allá, pero permeando cada artículo, cada entrada.

Gracias por todo, cariño. Te quiero.

Y… ¿cuál es el fin último del blog?

Uy, qué trascendental. Pues… a estas alturas te puedo confesar que lo que me sigue empujando a escribir por aquí son mis hijos. Quién sabe, igual les da un día por ver qué es lo que le pasaba por la cabeza a su viejo y loco padre, y aquí podrán explicarse según qué cosas de ellos mismos. 😉

Por supuesto, el blog tiene más utilidades y beneficios. Gracias a él he conseguido conocer, tanto virtualmente como en persona, a muchísima gente con mis mismas inquietudes, algunos figuras realmente prominentes en sus respectivos campos. También me mola releerme de vez en cuando y recordar cosas que apunté en su momento… y a veces desear tener un DeLorean para darme una colleja en ciertos momentos ????. Y, por supuesto, siempre está la satisfacción de saber que algún Padre, Marido y Friki se lo habrá pasado bien con su familia poniendo en práctica algo que haya leído por aquí.

Pero bueno, como te decía, todo eso son extras. En el futuro el blog no recibirá visitas, los “Comentarios” de cada nueva entrada permanecerán yermos y nadie me retuiteará ni me dirigirá la palabra en las redes sociales. Pero incluso entonces seguiré escribiendo por aquí. Porque en realidad no escribo para ti ni para mí. Escribo para ellos.

Y bueno, a grandes rasgos, de todo esto va el blog. Espero que lo pases tan bien como me lo paso yo escribiéndolo. Y no dudes en comentar, suelo tener la mala costumbre de contestar 😉

Aunque… ahora que me sacas el tema de los comentarios, una última cosa:

Guía de conducta

Parece increíble que hoy día aún haya que decir cosas como ésta, pero supongo que en Internet hay de todo. En fin.

Este blog es mi casa virtual, y si te animas a entrar considérate invitado. Eso sí, espero de ti que tengas un mínimo de respeto y de consideración hacia todos. Ten en cuenta que esto es un medio escrito donde es muy fácil que haya malentendidos, por lo que te recomiendo que escojas bien las palabras que vas a utilizar. Tómate tu tiempo para escribir, no hay prisa.

Aquí serás tratado según trates a los demás, así que serás bienvenido si vienes de buena fe. Como verás en los comentarios, aquí se puede hablar prácticamente de cualquier cosa, e incluso ¡se puede convencer a los demás sin usar la fuerza! 😀

Eso sí, si entras insultando, faltando al respeto o tocando las narices, serás expulsado y tu comentario será borrado. Esto no es un medio de comunicación, no cobro por aguantarte, así que no voy a dudar en echarte a patadas y cerrarte la puerta en las narices si hace falta.

Dicho lo cual… ¡que disfrutes tu visita!

Volver a la página principal