Asentándonos

22

Pues a lo tonto ya llevo un tiempo sin escribir por aquí. Más o menos el mismo que llevamos habitando en la casa nueva… así que igual ya va siendo hora de pasarse y sacudir un poco las telarañas virtuales que cubren todo esto. Y bueno, ya que estoy, pues aprovecho y les dejo un consejillo a los críos.

Chavales, es posible que vayáis a hacer vuestras mudanzas con el convencimiento de que ya sabéis el jaleo en el que os metéis. Permitidme que os comente una cosilla desde 2015: nunca estaréis preparados para lo que se os viene encima. En serio.

Es posible que en el dosmil treintaypico, cuando leáis esto, haya drones o robots que se encarguen de hacer las mudanzas de una forma sencilla y precisa. Lo dudo. Tal y como va la cosa, lo más probable es que los “profesionales” sigan siendo operarios humanos mal remunerados. Y si salís a nosotros, tampoco os fiaréis de que traten las cosas frágiles con tanto cuidado como lo haríais vosotros.

Si todo es tal y como lo pinto… iros preparando. Vosotros ya no os acordaréis, pero nuestra mudanza duró TRES (3) jornadas, siendo la última la que curró la empresa. Nos tiramos los dos días previos trasladando cosas nosotros mismos en el coche. Y menos mal, porque con los “profesionales” acabó alguna que otra pila de cajas en el suelo. Pero gracias al currazo que nos pegamos previamente no hubo ningún daño importante que lamentar.

Por cierto, si en vuestro presente están muy baratos esos servicios que te lo colocan todo todo todo tal cual estaba en la casa anterior, ¡pagadlos sin dudar!. Si no es así… pufff… la que os espera. Nosotros nos pasamos una semana durmiendo por separado en las casas de los abuelos porque la obra no estaba terminada y no era posible sacar las cosas de las cajas. Por si os interesa el dato, fue el 9 de octubre el primer día que por fin dormimos todos en la casa nueva… en vuestra casa de siempre, vamos 😛

Y aun así la movida no se acabó en ese momento. Ya veréis las fotos y vídeos de estas primeras semanas: un infierno de abrir y ordenar cajas, de montar estanterías y armarios, de obreros que se pasaban cada dos por tres por casa para ajustar una fuga de agua, una ventana mal sellada o montar ese lateral de la cocina que faltaba. Y a día de hoy, cuando publico esta entrada, todavía quedan estanterías por comprar y montar, cajas por desembalar, lámparas que instalar, cuadros que colgar, cortinas que ajustar… Aunque a estas alturas ya no tenemos la prisa del principio. De momento nos estamos dedicando a vivir la casa y a ir haciéndola nuestra con el día a día.

Al menos lo importante ya está en sus estanterías. Chicos, nada como una mudanza para valorar el peso de todo lo que tienes 😛

Así que dejadme que insista: no importa lo que penséis, nunca estaréis preparados del todo para la mudanza. La buena noticia es que se sobrevive… aunque también os digo que nunca seréis los mismos. Hay que ver en qué cantidad de cosas afecta un cambio de casa, incluyendo en el cómo eres.

No sé si os mudaréis a otro barrio, a otra ciudad o a otro país… a saber. Nosotros, pese a seguir en el mismo barrio en el que nacimos (diga lo que diga el ayuntamiento), hemos tenido que descubrir nuestro nuevo vecindario. A ver, las calles ya las conocíamos, pero no tiene nada que ver pasear por ellas que necesitar saber dónde se compra el pan bueno-bueno, dónde está la farmacia más cercana o la peluquería más apañada, etc. En fin, para vosotros ya será vuestro vecindario de siempre y ya os conoceréis los trucos, para nosotros está siendo una aventura diaria 🙂

Desde luego, lo que más nos está gustando de este nuevo sitio es poder ir todos juntos andando al cole y a la guardería. Supongo que dentro de un tiempo no os hará tanta gracia que os acompañemos 😉 pero ya nos daréis las gracias cuando caigáis en la cuenta de que podéis ir también al instituto andando. De momento vuestra madre y yo lo estamos disfrutando una barbaridad.

Y bueno, ya hablando de mí, a día de hoy sigo tratando de encontrar un horario para dedicarme a mis cosas. Las noches siguen condicionadas por el Pequeño Bárbaro, y el tiempo que me deja se me está yendo entre lanzamientos de Kerbals (que me han venido muy bien para presumir en cierto curso sobre la carrera espacial), el redescubrimiento de esa gran cantidad de módulos que hay disponibles para el viejuno Neverwinter Nights 1 y la forja de un imperio en Civilization V. Pero no me apetece demasiado meterme en ofertas navideñas para hacerme con nuevos videojuegos. Así de mohíno estoy.

Sí que sigo con ganas de escribir, pero las estoy invirtiendo en aquel taller de literatura que comentaba otro día. Afortunadamente siguen siendo los mismos compañeros, y nuestro nuevo profesor fue un antiguo compañero nuestro: Alejandro Gil.  Gracias a su manera de explicar y analizar los textos y a los retos que nos propone me van saliendo algunos relatos curiosones, como Querida Henriette (una versión castiza del recurso narrativo de Abercrombie en la batalla de Los Héroes, con mi habitual marca de humor surrealista), Cómo (una elegía cuya clave está en la fecha) o Marrón (un relato de ciencia ficción con dilema moral de los que mola analizar en la barra de un bar). Y desde aquí no tengo por menos que agradecerte, Alejandro, tu sinceridad inmisericorde a la hora de señalarme tanto los aciertos y fortalezas como mis errores y debilidades. No sabes cuánto aprecio tener por fin una radiografía clara de mis posibilidades.

¿Y qué hay del rol? Pues… tengo que confesar que se me está haciendo bastante cuesta arriba el retomarlo. Sigo comprando novedades, me gusta bichear de vez en cuando por la comunidad de Google Plus… pero actualmente me produce bastante desgana. Ya veremos si esto es parte de ése “nunca volveré a ser el mismo” del que os hablaba un poco más arriba o se trata de algo meramente circunstancial. El tiempo lo dirá.

Pues oye, no ha quedado nada mal tras quitarle las telarañas. Igual me animo a seguir dándole caña y todo…

22 COMENTARIOS

  1. Vaya… Me lo pones duro a mi, que soy de los que nunca se han mudado. La juventud es preciosa… Pero bueno, al menos das esperanzas.

    Por otro lado los relatos están bastante bien, oye. Me han gustado los tres, ¡felicidades!

    Como siempre es una alegría volverte a ver por aquí.

    • Jajajajaja, entonces he cumplido mi objetivo, maese Nirkhuz. La mudanza la harás de todas maneras cuando tengas que hacerla, pero al menos ahora no te la tomarás a la ligera 😛

      Sobre los relatos, lo cierto es que podría haberles dedicado una entrada a cada uno y me habría resuelto tres semanas de blogueo, pero he pensado que los que os pasáis por aquí no os merecéis semejante tormento 😉 Así que monté ese sistema para aburrir sólo a quien se empeñe en hacer un click. Y vas tú y le das a los tres enlaces… ¡ole con ole, maese! No sabes lo que te agradezco el voto de confianza, jejeje. ¡Eres mi héroe! ^.^

      Y por supuesto, muchísimas gracias por pasarte, maese. Resulta muy reconfortante que sigáis leyendo después de haber tenido esto bastante abandonado estos meses. ¡Un abrazo y gracias de nuevo!

  2. Hace un año nos mudamos y, tras una anterior mudanza en la que mi madre tuvo que cargarse con casi todo, le pedimos que costara lo que costara, contratásemos unos profesionales. Y al menos nos quitamos lo más gordo. Pero recolocar un piso de 90 metros en uno de 60 no es fácil, para nada. Hemos vivido más tiempo en un trastero que en una casa, y es… es… bufff… una sensación de impotencia horrenda. Pero al final tienes una casita nueva y eres feliz y todo está colocado y le coges cariño a las nuevas paredes y nuevas calles, a los nuevos vecinos y a ver dónde aparcar ahora y quienes aparcan por ahí también.

    Y las mudanzas “Minis” que hemos hecho se han basado casi todas en un coche lleno de juegos hasta la copa, y dos viajes más para el resto de cosas… es que las colecciones ocupan más de lo que parece…

    • Y yo pensando que lo mío había sido épico… pero ¿cómo os las apañasteis para meter lo de una casa de 90 en una de 60? Juer, eso es magia nivel Tamariz o más. ¡Qué fuerte!

      Nosotros todavía vemos algo lejos eso de “todo está colocado”. A ver si cogemos impulso navideño y nos ponemos las pilas. Seguramente los Reyes Magos vendrán deslomados este año con bultos del IKEA. 😛

      Es verdad quelo del aparcamiento tiene su punto. Aprenderse dónde se aparca mejor a la hora que llegas, etc… Ahora mismo estoy aparcando no al lado de casa, sino enfrente del cole. Total, como vamos allí todas las mañanas, resulta más práctico cogerlo desde allí. No debe haber muchos padres que piensen como yo, porque casi siempre suele haber sitio. Eso sí, como algún día tengamos alguna emergencia, me va a tocar ir algo lejos a por el coche.

      Y lo de las colecciones, doy fe. Hay que ver qué de cajas dedicadas a esas estanterías, vive Crom…

      En fin, ¡muchas gracias por pasarte y compartir experiencias, maese Farko! Y no se te olvide ampliar información sobre ese conjuro reductor de cosas para que quepan en menos sitio ^.^

  3. Ya sabes que, si quieres jugar a rol los viernes por la tarde, estás invitado. Ahora estamos con D&D 5E, con sabor a vieja escuela (es que lo soy) y sandbox.

    Y se pueden traer niños (que tengo dos de 8 y 5 deseando tener más amiguitos).

    • Lo tengo en mente, lorddarkmoon, lo tengo en mente… y gracias por mantener la invitación, jejeje. ¡No lo descarto en absoluto! Igual cuando se aclaren los horarios y las rutinas hasta puedo ofreceros un nuevo local por las cercanías 😉

      • En otro sitio será complicado, por la logística infantil. Así, mi mujer (que no juega) puede llegar más tarde y preparar la cena infantil, mientras yo me encargo de la cena de adultos.

        En serio, estás invitado a venir cuando quieras, aunque la próxima partida será en enero…

        • Bueno, yo era por ofrecer algo más que comida y bebida ^.^ Pero entiendo que con peques es mejor no hacer experimentos. Ya te contaré a partir de Enero, maese… y en serio también, ¡muchísimas gracias por mantener la invitación! 😉

  4. Esta entrada te ha quedado muy “Cómo conocí a vuestra madre”, algo del tipo “Chicos, en el otoño de 2015, vuestra madre y yo decidimos mudarnos de casa…” xD.

    ¿Estás mohino y no quieres darle al rol? Que sepas que es porque estás jugando demasiado a videojuegos. ¿Son los videojuegos mejores que el rol? No, no. Sólo son más fáciles, más seductores…

    De todas formas, como dijo el Papa Alejo, los roleros son como los Vengadores: Vengador una vez, Vengador siempre :D. Ya volverás al rol, aunque sea en la residencia para ancianos roleros “El Último Hogar”.

    • Muy de acuerdo contigo Carlos, rolero is forever. Yo también estoy experimentando el poder del lado oscuro y sólo espero que sea temporal, pq el quedar para jugar a rol lo veo cada vez más lejos. Y lo de cómo conocí a vuestra madre, ha sido legen….dario, jajajajajaja

      Maese Erekibeon, que decirte, yo me he comido unas cuantas mudanzas, de niño y adulto, y son un buen tute. Pero los inicios son deliciosos, llenos de expectativas y descubrimientos. Ahora estoy en la que espero sea mi casa definitiva, pero nunca se sabe, tal vez me aguarde una mudanza en el futuro,pero en ese caso, mis cosas frikys viajan primero y en la seguridad de mi vehículo. Serán como una avanzadilla en esa nueva expedición.

      • Pues no sabes lo que me reconforta saber que no soy el único luchando la misma batalla, maese Fatelux… a ver si encontramos el camino de vuelta, aunque sea en formato hangout 😛 ¡Un abrazo gigante, maese!

    • Jajjaja, es exactamente lo que ha dicho mi Reina. Juro que estuve a punto de poner la clásica imagen: How I met your mother - kids pero ya me pareció hacerlo demasiado obvio 😛

      Ay… qué razón tienes con los videojuegos. Son tan fáciles que hasta un cerebro agotado puede con ellos a la una de la mañana. Aún no he dado con la clave para hacer que mi cerebro para que sea tan productivo como el tuyo a esa hora, maestro. Siempre lo he achacado a que cada uno tiene unos ritmos determinados, pero ya me contarás cómo lo hiciste tú. Espero ^.^

      Por cierto, ¿quién estaba montando esa residencia de roleros en edades épicas? ¿Se ha montado ya el crowdfunding?

      Y muchísimas gracias por aparecer por aquí en cada entrada, maestre. Es algo que aprecio una barbaridad, en serio. ¡Un abrazote, hombre!

  5. Durísima una mudanza, una verdadera partida de rol en vivo, pero en vivo, vivo. Y sí, tú apártate del rol, que cuando te den las ganazas de volver (que volverás), no te vas a acordar ni de tirar un dado XDDD.

    • Juer, qué buena vista, maese Runeblogger. Efectivamente, es una Deluxe Edition de la Tercera. En aquel momento parecía una buena idea. Hoy día me hubiera pillado una Segunda, visto lo que se ha montado últimamente 😛

  6. Yo he hecho ya unas cuantas de mudanzas, cambiando de ciudad, de barrios, etc… Y cada vez es más duro porque mi colección friki cada vez aumenta más.

    Yo también he sido muy Rolero pero ahora juego un par de veces al año como mucho y con suerte de sacar todos tiempo para jugar. No obstante en el lado de los videojuegos, aunque siempre he estado en este lado también. Y también he estado con el Civi V aunque hará más de un año que lo estuve jugando.

    Me gusta la opción de dejar el coche cerca del cole ya que si lo vas a coger allí…

    Un saludo.

    • ¡Buenas, papá cavernícola! Pues si ya me ha costado una sola mudanza, no quiero imaginar lo que sería de mí si tuviera que hacer unas cuantas, jajajaj. Eres mi héroe.

      Lo del rol en mi caso no es por falta de grupos, sino por falta de una rutina que permita planificar medianamente. Con decirte que llevaba medio año sin ir a una SGRI porque siempre surgía algo en el último momento… Aunque el hecho de que he conseguido acudir a la última del año me da esperanzas de que salir del pozo.

      ¡Muchísimas gracias por pasarte y comentar, maese!

    • Y se trata de una primera edición que atesoro desde que la compré. Magníficas partidas nos echamos allá por los noventa, aunque casi siempre los jugadores acababan convirtiéndose en bandidos… sería cosa de la edad, jejeje.

      Últimamente estoy acariciando la idea de echar una partida con mi suegro, que es muy fan del western, para que vea por qué soy fan del rol. Pero creo que mejor me voy a esperar a esa nueva edición, a ver qué trae que pueda facilitarme aún más el trance 😉

      Así que os estoy vigilando, maeses. Que lo sepáis ^.^

      Un abrazo y ¡gracias por pasaros por aquí!

  7. Te agradecemos tus buenas palabras sobre el juego, es cierto que muchos jugadores caen en la tentación de ser forajido en la frontera, la vida fácil al otro lado de ley. La nueva edición va a ser mucho más madura y va a reflejar todo lo mejor de los buenos western. Muy buen trabajo el de tu blog expandiendo el conocimiento sobre el mundo de los juegos de rol. Se agradece tu labor y nos tienes para lo que quieras.

    Un abrazo!!

Deja un comentario