Los módulos “El desafío del….” para AD&D (I)

15

Como os contaba en la entrada anterior, resulta que le he dado bastante caña a Tablet Prime durante estas vacaciones. Bueno, supongo que era de esperar 😛 Lo que no me esperaba es que, con la cantidad de PDFs de novedades y productos recientes que le he metido, al final con lo que me he puesto es con la serie de módulos “El Desafío del…”, que data nada menos que de ¡1992! Sí, parece que estoy en modo “abuelo cebolleta” otra vez… Aunque por lo que veo en la bloguesfera (la entrevista a Paco Campos en Aventuras de la Marca del Este, el Faterblog y los últimos artículos de la Frikoteca) no soy el único que le está dando vueltas a aquella época, jejeje.

El caso es que el concepto de esta serie de ocho módulos de AD&D (y de los que Zinco sólo tradujo los dos primeros) siempre me pareció curioso. Es decir, ¿aventuras diseñadas para ser jugadas por un DM y un solo jugador? Es más, ¿aventuras diseñadas para un solo ladrón o mago, que aunque sean de nivel 2-4 se desmayan con sólo mirarlos? ¡Esto hay que verlo! Ya no sólo por pillar ideas para partidas monojugador, sino también para examinar cómo se las apañaban con un sistema diseñado para grupos de al menos tres clases distintas…

La serie consiste en ocho módulos de unas 30 páginas, dos para cada categoría básica de personaje (Guerrero, Mago, Ladrón y Clérigo), de los cuales en España Zinco sólo tradujo los dos primeros: el Desafío del Guerrero y el Desafío del Mago. En esta entrada reseñaré brevemente  los “desafíos I” , y me dejo los “desafíos II” para otra entrada, que si no me sale un tochopost de esos infumables.

El Desafío del Guerrero

Esta primera aventura tiene varias características que también presentarán el resto de “desafíos I”. La ilustración de portada no tiene que ver con ninguna de las tramas, y en las 30 páginas y pico se detalla una localidad completa, se esbozan los parajes de alrededor, se presentan varios PNJs contratables como mercenarios y luego se profundiza en la trama principal, adecuada para un PJ de nivel 2-4.

En este Desafío en concreto la trama principal es un poco… sosa, la verdad. Tanto que se ofrecen unas cuantas tramas secundarias que no tienen nada que ver para añadirle algo más de saborcillo. Teóricamente el Personaje Jugador tendrá que seguirle la pista (¡un Guerrero investigando!) a un cargamento de oro que desapareció hace tiempo camino del pueblo. La movida es que, si el DM no anda con ojo y no falsea alguna tirada de las que el texto le “obliga” a hacer, es muy probable que la partida llegue a un punto muerto por no haber salido una pista clave para seguir la investigación. Vamos, el tipo de cosas que hemos venido sufriendo en silencio desde hace tanto tiempo hasta que GUMSHOE nos hizo ver la luz. [modo irónico: OFF]

Pero bueno, si el DM está avisado y consigue que el PJ vaya acompañado por ahí, el módulo no resulta un completo desastre. Tiene su dungeon, sus pistas falsas y sus tramas secundarias con giros argumentales que ahora, veinte años después, quizá están bastante vistos. Pero todavía guarda algún momento que me ha sorprendido gratamente, como cuando cierto cadáver de dragón… nah, mejor lo dejo ahí.

En fin, si tuviera que ordenar los cuatro módulos por cuánto me han gustado, este ocuparía el tercer lugar.

 

El Desafío del Clérigo

Situada en un pueblo distinto al anterior (pero que también tiene esa distribución de caserones aislados tan típica de los autores yankis que no tienen ni idea de lo que es un pueblo medieval), en esta ocasión la aventura empieza pisando fuerte: El PJ Clérigo se despierta en su habitación en mitad de un ataque masivo zombi. Y difícilmente puede haber una situación más apropiada para que un Clérigo sea el absoluto protagonista, vamos. Se espera que él sea quien lidere el contraataque de los lugareños, rescatando habitantes, rompiendo el asedio de los no-muertos sobre algunas localizaciones y consiguiendo resistir hasta que los podridos comiencen a retirarse hacia el cementerio. Y eso en la primera parte del módulo, oiga.

La segunda parte se centra en la investigación de por qué se levantan los muertos del cementerio. Esta parte es algo más previsible, con su Dungeon y todo, pero con una ligera vuelta de tuerca que me ha gustado, ya que hay una negociación interesante para conseguir acabar el módulo con éxito.

Semejante despliegue no deja muchos huecos para tramas secundarias, pero no las eché de menos, porque la principal es suficientemente entretenida y aprovecha todas las fortalezas del Clérigo para hacerlas brillar. El único “pero” es que los zombis no son infecciosos… pero eso es achacable a todos los zombis D&Dianos.

Para mí, el segundo desafío más entretenido de la serie.

Wizard’s Challenge

La villa que se presenta en este Desafío puede muy bien ser el sitio perfecto para que un Mago de nivel 2-5 se pase por aquí entre aventura y aventura. Sede de una antigua Cofradía de lanzaconjuros que hace tiempo se disolvió, aún quedan algunos Magos de niveles medios entre sus más célebres habitantes, y hay abundantes comercios que viven de vender materiales extraños y servicios mundanos a los hechiceros residentes. Todo invita a que el PJ se convierta en el pupilo de alguno de los magos o que se ponga con esa investigación mágica para la que nunca hay tiempo durante una campaña normal.

La movida es que empieza a haber avistamientos de un fantasma que parece rondar específicamente a los que tienen habilidades mágicas. Al principio no serán más que habladurías a las que los magos residentes no harán mucho caso, embebidos como siempre están en sus complicados experimentos, y quedará en manos del PJ el meterse o no a investigar… si es que no está liado ya en algunas de las tramas secundarias que se presentan. Lo más probable es que tome cartas en el asunto cuando suceda la primera muerte, pero si no lo hace en ese momento seguro que lo hará cuando el fantasma se le aparezca a él.

De los cuatro primeros Desafíos éste es el que más me ha gustado. No sólo presenta un sitio que puede ser útil a la larga al Mago, sino que el misterio en cuestión me parece que está bien desarrollado y adaptado a las fortalezas de esta Clase, con su línea temporal definida y con magos de alto nivel cuyas personalidades explican de forma convicente por qué queda en manos del PJ el resolverlo. Además las tramas secundarias son variadas y van desde lo cotidiano (me hicieron gracia algunas de las tareas que los pueblerinos vienen a proponerle al Mago, dado que es más accesible que el resto de los lanzaconjuros residentes) hasta lo exótico, pasando por alguna que se pasa por el forro las reglas puras y duras simplemente porque es un concepto suficientemente interesante como para andarse con restricciones estrictamente reglísticas (¿Un hombre-tigre aprendiendo magia? ¡Eso no está en las reglas! :-D). Los únicos “peros” que le pongo son que la sede de la Cofradía de Magos no es todo lo extraña que debería ser y que el oponente final puede ser demasiado poderoso para que lo “solee” el Mago protagonista, aunque ¿a qué Mago se le ocurriría ir sin guardaespaldas por esos mundos de Gygax?

Lo dicho, el mejor módulo de los cuatro.

Thief’s Challenge

Y del mejor módulo pasamos directamente al que es para mí el peor módulo de la serie, al menos hasta el momento. Un batacazo de aúpa. La trama principal, el misterio del Bandido Alagaviota que trae en jaque a dos cofradías de ladrones, termina importando un pito cuando uno se encuentra con aberraciones como éstas:

  • Al PJ le mandan a una de las cofradías en plan “intercambio de estudiantes”.
  • El primer trabajo del Ladrón consiste en asaltar una mansión. Pero para evitar las complicaciones de planear un asalto, van y le dan al PJ unos “papeles de experto en antigüedades” con los que consigue que el mismísimo dueño le haga un tour por toda la casa. Y le exigen que al día siguiente dé el golpe. Ahí, evitando sospechas.
  • El Ladrón cuenta con un PNJ “niñera” al que, cuando ve su liderazgo peligrar por los progresos del PJ, no se le ocurre otra cosa que ¡retarle a ver quién es el mejor asaltando la misma mansión! ¡Dos asaltos seguidos en una semana!
  • Se proporciona un mapa de toda la región con varias localizaciones, pero en la descripción de la inmensa mayoría se incluyen variaciones de “Es mejor disuadir al Ladrón de venir por aquí”, “No es el mejor sitio para que un Ladrón solitario ronde” o “Si se le ocurre aparecer por estos lares lánzale una patrulla entera de bichos, para que aprenda”.

Por si fuera poco, el escenario transcurre entre dos aldeas chiquitujas que controlan las esclusas de un río y por el pantano del mismo, lo que parece el elemento ideal para un Explorador más que para un Ladrón. Como si para el autor los gremios de ladrones no tuvieran Guerreros, Magos o Clérigos entre sus filas, un punto de partida que es la guinda de tanto despropósito.

 

Y hasta aquí la primera hornada de aventuras en solitario. ¿Qué pasará con la segunda? ¿Mantendrá el nivel o se hundirá? ¿Conseguirá el Ladrón tener una aventura decente? ¡No se pierdan la segunda entrada!

15 COMENTARIOS

  1. Interesante, interesante… se tendrían que hacer más aventuras de estas para todos los juegos de rol (porque no siempre se puede disponer de una mesa de 4-5 personas).

    • Justamente eso es lo que pensaba, maestro Terrax. No recuerdo haber visto después alguna otra aventura oficial en esta línea, no ya para D&D 3ª o 4ª sino para cualquier otro juego… y es curioso, porque creo que hoy día nos es más fácil rolear con un solo jugador que con la mesa completa, jejeje.

      ¡Un abrazo!

  2. mola !! excelente y entretenida reseña relato !..

    entiendo que los has leído y no jugado…me parecen interesantes algunas cosas que traen… a ver si me los pasas ! XD

    • Claro, las he leído solamente. Igual jugadas dan otra sensación… pero me temo que la del Ladrón no la jugaría nunca.

      Y a ver si recopilo los enlaces en 4shared y te los envío, maestre. Supongo que es mejor que enviártelos adjuntos ¿no?

      ¡Un abrazote!

  3. Pues es una pena que la jiñasen de esa forma con el del pícaro, quiero decir, es el personaje ideal de AD&D para jugar en solitario. Uno no entra en una casa a robar acompañado de otros 4 tipejos y una cuadrilla de seguidores ¿no?

    Y estaba pensando…alguien del viejo mundo debería escribir un artículo para los escritores de juegos de rol yankees sobre como eran en realidad los poblados (y ciudades y castillos y reinos) del medievo o la edad moderna. Porque amos.
    Juro que sonreí cuando leí en el warhammer la palabra FUERO.

    • Exactamente, maese Crom, eso es lo que esperaba: una aventura que hiciera brillar especialmente las habilidades del ladrón, que suelen quedar siempre en segundo plano con un grupo normal.

      Quizás mi problema es que hace tiempo me leí Thievery 101: Joining the Watchers, que es también una aventura en solitario para un ladrón de nivel 1 escrita bastante tiempo después, y me esperaba que Thief’s Challenge fuera mejor pero en esa línea. En fin, veremos qué tal es el segundo.

      Y sobre lo de los escritores yankis… todavía recuerdo un artículo en la Dragon española sobre diseñar castillos de forma orgánica (un pedazo de artículo, por cierto), en el que el autor se lamentaba de haberse encontrado incontables castillos de cuatro lados con torres cuadradas y muros sin grosor en las aventuras de D&D. Supongo que a día de hoy ya no se producirán cosas semejantes, ¿no?

      ¡Un abrazo, maese!

  4. Excelentes reseñas. Me gustaría pensar que podré encontrarlas disponibles para hacerme con ellas físicamente, pero sé que es difícil.

    Yo por mi parte deseando estoy de ver la segunda parte, así que no nos abandones!

    • Pues no te diría yo que sea muy difícil, maese Dan, sobre todo las versiones en inglés por ebay. Eso sí, las versiones electrónicas son mucho más accesibles a poco que busques por ahí 😉

      Y gracias por los ánimos, como habréis visto por el accidente de ayer tengo un montón de notas sobre los segundos módulos… es cuestión de reordenarlas y darles forma, jejeje. ¡Un saludete para todo el colectivo!

  5. La única que he dirigido ha sido la del Clérigo y se la dirigí a un grupo de nivel 2 si no recuerdo mal, en lugar de aun personaje solitario. Creo que murieron unos cuantos… 😛

    Sobre la del Ladron, no parece nada que no se pueda cambiar para hacer la aventura interesante. Lo de asaltar una mansión me parece muy Oblivion y muy apropiado 😀

    • Bueno, es que el dungeon creo recordar que tenía su truco, por no hablar de cierta mantícora que sale más adelante… no me extraña que hubiera bajas accidentales, jejeje. ¡Cuenta más!

      Respecto a lo del Ladrón, hombre, toda aventura es reformable y alicatable :-P, pero me llama la atención el bajonazo en el nivel respecto a las otras aventuras de la serie. Es como añadir limón a una herida, ya que el Ladrón siempre ha sido el gran secundario que no suele brillar en las partidas normales y se merecía una aventura que sacara a relucir todo el potencial de sus habilidades.

      En fin, que antes de jugar esta aventura preferiría echarle un vistazo al argumento de Thief: The Dark Project y adaptarla a D&D 😛

      ¡Un abrazote, camarada!

  6. A mi me encantaron y no me importaría tenerlos en mi colección. A raiz de mi post, que citas, estos módulos son ideales, para uno sólo jugador o con un mínimo de adaptación para dos.

    Como me ha gustado tu post, revival y cebolleta en toda regla, como a mi me gustan¡¡¡¡
    Un abrazote, compañero¡¡¡¡

    • Jejejjee, qué bueno es verte de nuevo por aquí, maese!! Cuando vi la portada del Desafío del Guerrero en tu post casi me da un síncope, porque justo en ese momento estaba leyéndome los dos primeros. Vamos, que estábamos pensando sobre lo mismo más o menos a la vez 😛

      ¡Un abrazo y bienvenido de nuevo, camarada!

  7. Sencillamente geniales, de echo nada mas leerlo lo primero que he echo es ir corriendo a rebuscar en la estanteria y sacar el desafio del guerrero, y echarle un vistazo, desafortunadamente es el unico que tengo, aunque tube la suerte de jugar el del clerigo tambien. La del mago la buscare ya que me gustaria echarle un vistazo.
    Grandes recuerdos que traen estas aventuras.

    Un saludo.

    • Os envidio, maese Groo, tanto por poseer un ejemplar físico del Guerrero como por haber podido ser jugador en la del clérigo, jejeje.

      ¡Un saludete y gracias por comentar!

Deja un comentario