Carcasa con batería para el Galaxy S II: el PowerPack de Samsung

2

Todos los que tenemos un móvil de estos vivimos con el miedo a quedarnos sin batería. Lo habitual es salir de casa con el móvil cargado al 100% y volver por la tarde con un 10% de batería o menos. Y si un día le das un poco más de caña de lo normal… pues más te vale tener un sitio donde cargarlo.

Esto no pasa de ser una molestia si estás en el trabajo o estás en el coche. Pero si vas a estar todo el día por ahí, sin perspectivas de tener algún enchufe a mano, entonces el consumo de la batería se convierte en una obsesión dramática. Te instalas cosas como el JuiceDefender para que se conecte sólo de vez en cuando al 3G, reduces el uso de la pantalla al mínimo, etc etc.

Y… ¿qué pasa cuando quieres utilizar el móvil para arbitrar una partida en un sitio sin cargadores cerca, que es lo más normal del mundo? 😛 Pues que te quedas sin batería en tiempo récord. Y explícale a tu Reina que no pudiste leer ese Line o ese correo tan importante porque la partida era lo primero.

La carcasa

Así que hace un par de semanas di el paso y me pillé en Amazon esta carcasa…  aunque acabo de flipar, porque a mí me costó 33 €, no 47. Alucinante.

Bueno, a lo que iba. La verdad es que me esperaba algo mucho más incómodo de utilizar, que tendría que quitar la tapa trasera para conectar con la batería, o algo parecido. Y no, todo lo contrario. Es un soporte que se abre, envuelve perfectamente al teléfono y lo carga a través del enchufe micro USB que lleva incorporado.

Es muy importante saber que el chisme se abre y queda como en la foto de abajo, ya que os puede pasar como a mí, que lo encajé sin abrirlo. Afortunadamente no pasó nada, pero podría haberme cargado la toma  miniUSB del cacharro.

Puedes saber cuánto le queda a la batería suplementaria pulsando un botón en la parte inferior y viendo el color de la lucecita que se enciende. Si es azul, le queda entre un 100% y un 80%. Si es verde, entre un 80% y un ¡20%!. La cosa se pone roja cuando le queda entre un 20% y un 5%, y si es roja y parpadea es que le queda menos de un 5%.

Pros

Desde luego, las mayores ventajas son que no hay que abrir el móvil, y que no se convierte en un ladrillo inmanejable. El conjunto pesa un poco más, pero tampoco mucho más, lo que uno se espera para una batería con una capacidad del 40% de una normal. O al menos eso es lo que marcaba el indicador del móvil en la prueba que le hice, cargándolo desde cero con la carcasa :-P.

A mejorar

En las carcasas que se venden para otros móviles hay un botón para empezar a cargar, y aquí no existe. Desde que pones el teléfono en la carcasa, la batería suplementaria ya está cargándolo. Extraño.

También echo de menos que podamos ponerle un widget al móvil, al estilo del Dual Battery Widget que tengo en la Asus Transformer, para ver de una forma más cómoda el nivel de carga. Algo que me parece fundamental y que debería traer de serie un producto oficial de Samsung como éste.

Una vista de cómo queda finalmente el chisme montado. A la izquierda, la toma para cargarlo y el botón que enciende la luz. A la derecha, el indicador de carga brillando.

Fogueándola

Aunque llevo con la carcasa ya un tiempo no quería reseñarla hasta haber hecho una prueba más a fondo. Y la oportunidad se produjo el sábado pasado, cuando tuve que arbitrar una partida en la SGRI.

La aventura la llevaba en Google Docs, así que estuve toda la partida consultándola a través del móvil. Además lo utilicé para enseñar algunas fotos de ambientación, e incluso hubo un momento en que tuve que recurrir al DiceShaker D&D para tirar 18 dados, después de lo cual el gran Bester intentó petarme la aplicación a base de añadir al pool más y más dados 😛

La prueba no acabó aquí, ya que, como en toda SGRI que se precie, tras la partida hubo comida y sobremesa. Durante todo ese tiempo el móvil siguió con el 3G encendido, e incluso me permití el lujo de seguir leyendo PDFs en el metro de vuelta.

Pues bien, cuando llegué a casa a las 18.00 la batería suplementaria ya se había agotado, pero aún me quedaba un glorioso 84% de batería en el móvil. Impresionante.

Conclusión

Y si dura tanto la batería así ¿por qué no llevar la carcasa puesta todos los días? Pues… por comodidad mental, más que otra cosa. Ya me he acostumbrado a que el móvil dure un día laboral entero y a tener que cargarlo cada noche. Con la carcasa tendría que recargarlo cada día y medio, y eso a veces me pillaría en casa, otras en el curro… pufff… Nada, nada, prefiero llevarlo encima por si acaso y utilizarlo sólo cuando sea necesario.

Pero vamos, que cumple mucho mejor de lo que esperaba. Dura mucho más, no convierte en móvil en un mamotreto y es fácil de utilizar. Toda una ganga al precio que lo adquirí… pero a día de hoy me lo pensaría muy mucho. Por ese precio tal vez sale más a cuenta comprarse otra batería normal.

– Más comentarios a esta entrada en Google Plus

2 COMENTARIOS

  1. Muy interesante. Se ven muchos gadgets de este estilo pero creo que es la primera vez en que leo una reseña que me convenza a, si algún día tengo la necesidad, comprar un aparato de estos. 😀

    Pd: ¿pero al final Bester petó la App o no? XD

    • Bueno, es un gadget de la misma marca, así que no me estaba arriesgando demasiado 😛

      Y casi casi lo consigue. Cuando abrí la aplicación recordé aquellos tiempos en los que intentaba jugar a Counter-Strike con un Pentium 1: se movía, pero a pedales…

      ¡Un abrazo, maese Beliagal!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.