Taller de escritura rolera: Cuarta, quinta y sexta entregas

1

Toma ya. Siguiendo esta progresión marcada en las anteriores entregas, el siguiente post cubrirá todo lo que queda de curso 😛

Cuarta entrega

El cuarto ejercicio trataba sobre escribir ambientación, lo que al principio me desconcertó, porque prácticamente todo está cubierto en los manuales básicos y en los Minotaur Quaterly. Lo cierto es que podría haberme puesto a detallar la historia antigua de la zona donde está situada la colonia, pero entre que no me apetece aún hacer una nueva “enciclopedia divertida” y que no quería aún desvelar todo lo que está pasando,  lo que hice simplemente fue continuar el prólogo de la aventura. Y éste es el resultado.

Lo cierto es que el consejo de Pedro J. me hizo pensar que tal vez estaba adoptando un punto de vista muy Latro, cuando la percepción de la realidad de los griegos estaba totalmente impregnada de mitología. Es algo que voy a revisar para el texto final.

¿Un mercenario de la antigua grecia que olvida todo cada día, tiene que escribir su diario y ve fantasmas y dioses sin saber qué son? Sí, puede que suene a "50 primeras citas", pero si no lo habéis leído aún, hacedle un hueco.

Quinta entrega

En esta ocasión se trataba de esbozar unas reglas. Aquí me pasaba un poco como con el capítulo anterior… prácticamente todas las reglas que se me ocurrían ya aparecen en los manuales básicos, en el Companion o en alguno de los Minotaur ya publicados. Carlos me dio una idea, crear reglas para el desplazamiento de la caravana de los colonos en las tierras inexploradas. Y no me parece mala idea, sobre todo porque sería un complemento perfecto para sus reglas sobre moverse en tierras salvajes, pero para grandes grupos o ejércitos.

Al final me decidí por ampliar las reglas que hay en el Companion (página 31-32) sobre persuadir PNJs, pero basándome en algunas nociones del Dinastías y Demagogos para poder aplicar las reglas al concilio de los colonos.

Y esto fue lo que presenté finalmente. En cierto modo es un “flash-forward” sobre lo que ocurrirá tras la batalla del principio de la historia… pero bueno, ahí queda. Por cierto, debido mi lucha cotidiana contra el espacio que nos dejan las normas del taller, se tuvo que quedar la siguiente frase fuera del ejercicio:

A discreción del Master, podrían otorgarse bonificadores a la tirada de Persuadir por cosas como un buen discurso roleado (+2), haber tenido razón en propuestas anteriores (+3), etc, etc.

que es justo uno de los puntos que señala Pedro J en su feedback.

Al final es lo que tiene seguir las normas escrupulosamente: no se trata tan sólo de escribir y escribir, eso es fácil. Lo complicado es sentarse y recortar, martillear el texto para que quepa lo máximo posible y de la forma más clara posible. Por eso, cuando uno ve algún que otro ejercicio de una extensión que rebasa un poco o bastante lo exigido y no sólo se admite sino que se gana un feedback kilométrico, pues es normal que piense mandar al guano las normas y enviar lo que tengas escrito al principio.

Y es que lo que mola del taller son precisamente los comentarios de Pedro J., porque tiene mucha experiencia sobre cómo enfocar las cosas si quieres que tu material sea publicable. Y si la gente está consiguiendo más consejos a base de incumplir las normas ¿qué sentido tiene seguirlas? Todas estas reflexiones salieron a la luz en los comentarios de esta entrada de “informe de situación”, con una respuesta de Pedro J. que poco me satisfizo, la verdad sea dicha. Pero como decían nuestros mayores, son lentejas 😛

Sexta entrega

Bueno, por fin teníamos una entrega dedicada en exclusiva a escribir la aventura, una excusa genial para continuar con la situación que estaba planteando, y así lo hice.

El caso es que me reí bastante cuando me encontré a mí mismo mirando y remirando los alcances de todos los hechizos del manual. Me recordó a una tarde de hace mucho, muchísimo tiempo, cuando estaba escribiendo una emboscada en una aventura para Runequest. Una caravana de carros tirados por bueyes iba a ser asaltada por trolls, y para detenerla iban a matar al buey del primer carro a flechazos. Cuál no sería mi sorpresa cuando vi que las flechas en RQ hacen 1d8 +1 y los bueyes tenían 27 puntos de golpe, así que me tiré buena parte de la tarde simulando cuántas flechas tendrían que hacer blanco para tumbar al bicho en el primer asalto. Al final decidí que lo mejor era no complicarse y determinar que conseguían matarlo a la primera sin más ni más. Y fue entonces cuando tuve mi primera revelación zen acerca del rol.

¿Para qué darte de cabezazos con una insignificante regla cuando puedes bordearla sin que a nadie le importe?

Así que, como veis en el ejercicio, no me compliqué ni con alcances, ni con número máximo de blancos en el área de efecto ni nada de nada. Al principio lo que importa es  que los PJs prueben todos los efectos chulos que se pueden hacer, ya habrá tiempo de incordiarles con detallitos más adelante.

En fin. Lo cierto es que me hubiera gustado que se viera un poco más de la situación en la que iban a combatir a continuación, con algunos monstruos caídos en cubierta, heridos por la caída, otros emparejándose para hacer frente a los marineros, algunos más que cayeron al agua trepando por la borda, etc,  pero eso me lo tendré que dejar para el documento final.

Y hablando de documento final, quizá es un buen momento para empezar a plantearse cómo maquetarlo todo…

1 COMENTARIO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.