Cerrando el Trastero

2

Seguramente la gran mayoría no os habréis dado cuenta, pero desde abril de 2013 tenía otro blog bajo este mismo dominio: El Trastero de Padre, Marido y Friki.

La razón original de este nuevo blog era que no quería “molestaros” en éste con minientradas escuálidas que iban a contener poco más que una imagen, un enlace y/o un par de párrafos, pero sin entrar demasiado en materia. Ya sabéis, el tipo de contenido superficial que le pega totalmente a las redes sociales, pero que me parecía que desentonaban con los posts algo más elaborados que últimamente he publicado por aquí.

Sin embargo, esos minicontenidos me parecían suficientemente interesantes como para no querer que se perdieran en el maremagnum de mi muro de Google Plus… así que ¿por qué no guardarlos y tal vez compartirlos en otra parte?

Pues eso es lo que hice. Llevado un poco por el gafapastismo minimalista reinante en 2013, decidí probar eso de Tumblr, que tenía toda la pinta de cuadrar exactamente con este tipo de blogueo, y me abrí el Trastero allí.

Hala, y ahora a microbloguear sobre rol, niños y frikismo. Aunque hay que ver las ganas locas que me están entrando de subir fotos de barbacas hipsters…

(Foto de Fashionplace.com)

Pero a principios de 2014 ya estaba queriendo modificar pequeñas tonterías estéticas que Tumblr no me dejaba. Y si ya tenía un hosting pagao, ¿por qué seguir aguantando la dictadura del tumblrado?

Nada, nada. Al final acabé abriéndome un nuevo blog en erekibeon.com, con el Wordpress que ya controlo, y trayéndome todas las entradas. Y durante el último año he seguido alimentándolo de vez en cuando.

El tema está en que ese “de vez en cuando” han acabado siendo 32 entradas el año pasado, según el resumen del 2014 que me ha enviado WordPress. Muy cortitas, sí, pero distribuidas por todos los meses. Lo cual contrasta una barbaridad con las escasas 19 entradas que he escrito por aquí durante el año pasado, que tal vez os hayan hecho pensar que estaba dejando morir el blog. Pues ya veis, no estaba muerto, es que yo estaba de microblogging 😛

Entre esto, que llevo un mes dándole vueltas a aquella reflexión que me suscitó el Maestre Bester Brainstormer, y que he comprobado que muchas de las primeras entradas de este blog también eran muy cortitas…. pues al final uno no tiene más remedio que replantearse las cosas.

¿Por qué las entradas en Padre, Marido y Friki tienen que ser tochoposts? Si últimamente se me atragantan los borradores extensos y prefiero ponerme a escribir cosas de menor extensión o a apuntar cosas que me voy encontrando ¿qué me impide hacerlo aquí mismo? Si a fin de cuentas esto sigue siendo un blog personal, no me pagan por escribir ni tengo que rendir cuentas a patrones o mecenas. ¿Por qué me autoimpuse una “línea editorial” distinta de escribir lo que me dé la gana según me apetezca?

Pues hale, ya está bien. Se acabó la tontería.

Voy a ir trayéndome a este blog todas las entradas del Trastero y luego borraré los archivos del hosting. Al final lo único que se perderá del todo será la URL, ya que su aspecto gráfico tal y como era ya está en la Wayback Machine.

Aunque es verdad que el tema emulando una agenda (Diary/Notebook, de Site5.com) quedaba de lo más resultón…

Y después voy a seguir publicando por aquí lo que me plazca, sea largo, corto, superficial, profundo o nada de lo anterior. Vamos, que partir de ahora volveré a utilizar este blog para lo que me lo abrí en su momento: para pasármelo bien haciendo lo que quiera que haga con él.

En fin. ¡Feliz año 2015! ^.^

P.D.: Ah, ya puestos también he cambiado el tipo de letra del blog. Al final la Ubuntu me resultaba muy cargante a la vista y me paso a Open Sans, que me parece algo más legible.

Más comentarios en Google Plus

2 COMENTARIOS

    • ¡Gracias, maestre! A ver si consigo darle un poco más de vidilla a esto, que me daba lástima verlo tan parado. Otra cosa muy distinta es que os resulte interesante, claro ^.^

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.