¿Qué es un coche?

12

Si un día me abordara por la calle el típico encuestador y me hiciera esta pregunta, no sé a vosotros, pero a mí lo primero que me vendría a la cabeza sería algo tal que así:

(Foto: Thomas Doerfer)

Si encima el encuestador me pidiera una definición a vuelapluma, probablemente le diría que un coche es un vehículo a motor para transportar personas, de cuatro ruedas y tamaño medio.

Y creo que sería una buena definición, porque me permite distinguirlo de otro tipo de vehículos que circulan habitualmente por las calles, como las bicis, los monopatines, las motos, los camiones y las furgonetas. Es más, seguramente no necesite otra para hacerme entender en el 90% de las conversaciones que tendré en toda mi vida.

Pero sin embargo tengo la sensación de que no es una definición completamente cerrada, ya que hay otras cosas que podrían ser un coche… o no.

Por ejemplo, ¿una limusina de seis ruedas es un coche? Pues… yo diría que sí, pero claro, tiene más ruedas que mi definición. Y también hay casos que no la contradicen, pero están ahí ahí, a punto de salirse de la frontera. ¿Un todoterreno es un coche grande o una furgoneta de pasajeros? ¿Puede ser las dos cosas a la vez? ¿O tiramos por el medio y nos inventamos una categoría nueva?

Este suele ser el momento en el que uno se mete en el berenjenal de buscar definiciones más técnicas. Lo normal suele ser consultar a la Real Academia Española, que para eso pagamos a unos señores para que apunten las palabras y lo significados que el populacho les atribuye. Según estos señores:

coche.
(Del húngaro kocsi, carruaje).
1. m. Vehículo automóvil de tamaño pequeño o mediano, destinado al transporte de personas y con capacidad no superior a nueve plazas.

2. m. Carruaje de cuatro ruedas de tracción animal, con una caja, dentro de la cual hay asiento para dos o más personas.

3. m. Vagón del tren o del metro.

¡Toma! La primera acepción no dice nada del número de ruedas, sino que habla de tamaños. Supongo que la limusina y el todoterreno quedarían fuera, porque son de tamaño “grande”… o no, porque ¿cuáles son las medidas exactas de “pequeño o mediano”? Y por si fuera poco, según esto ¿las motos sí serían coches? O_o

Pues nada, no nos vale. Vamos a ver si hay más suerte con la Wikipedia. En la entrada de “Coche” ya nos avisan que el término puede hacer referencia a muchas cosas:

El término coche puede hacer referirse a:
Vehículos
Automóvil, en general
Automóvil de turismo, un tipo de automóvil destinado al transporte de personas, con al menos cuatro ruedas y un máximo de nueve plazas incluido el conductor.

La tercera desambiguación ya pone una limitación un poco más seria: al menos cuatro ruedas, lo cual deja fuera la moto. Tomen nota, señores de la RAE, que luego dicen que la Wikipedia les está comiendo terreno. Normal.

Y es entonces cuando viene el gordopilo de turno y te dice : “Seño, seño, entonces ¿estos son también coches?

(Foto de Jack Murray en www.thestreetpeep.com)

Un Kuratas por la ciudad (Foto de Anemul.com )

Cachislamar… Pues yo diría que el primero debería entrar en la categoría de camión, el segundo es más una moto y el tercero… ni idea, mira. ¿Existe siquiera un carnet para conducir mechs?

¡Un momento! ¡Claro! ¿quién mejor para catalogar las cosas que circulan por ahí que el organismo que da los carnets de conducir? ¡Hale, a ver las definiciones de la Dirección General de Tráfico!

Y… resulta que en el Reglamento General de Vehículos (Anexo II “Definiciones y categorías”, en la página 31 del documento) no se define “coche”, sino “automóvil”:

Automóvil: Vehículo de motor que sirve, normalmente, para el transporte de personas o cosas, o de ambas a la vez, o para la tracción de otros vehículos con aquel fin. Se excluyen de esta definición los vehículos especiales.

Esta es la base desde la que se define todo. Todo lo que hemos visto es un automóvil a nivel general, incluyendo las motos, y luego ya vamos yendo a categorías específicas. Los vehículos que vamos buscando entran más bien en esta categoría:

Turismo: un tipo de automóvil destinado al transporte de personas, con al menos cuatro ruedas y un máximo de nueve plazas incluido el conductor.

¿Os suena? Tiene toda la pinta de que la Wikipedia ha copiado la definición de aquí. Tampoco voy a desglosar todas las definiciones, pero bueno, el Reglamento ya nos clasifica algunos de los vehículos que hemos citado. Por ejemplo, los todoterreno tienen su propia categoría y los quads son considerados Cuatriciclos. Aunque, no os lo perdáis, “los cuatriciclos tienen la consideración de vehículo de tres ruedas” (¿?).

Sin embargo, tanto el Coche Monstruo como el Kuratas probablemente entrarían en Vehículos Especiales, un cajón de sastre a donde va todo lo que no se ajuste a las demás categorías.

Es decir, que hasta el Reglamento renuncia a clasificar según qué cosas.

Snif.

Bueno, no pasa nada. Si no hay una definición “oficial” que nos satisfaga, pues nos ponemos nosotros mismos manos a la obra. Empezamos por incluir los elementos comunes que presentan todos los coches. ¿Qué tal algo así?

Coche: Automóvil destinado al transporte de personas, con al menos cuatro ruedas, puertas y un máximo de nueve plazas incluido el conductor”

Chúpate esta, wikipedia, RAE y DGT. ¡Esto sí que es una definición universal de coche!

Y entonces llegará el gordopilo de turno y me enseñará esto:

(Foto de Thesupermat)

(Foto de Thomas Doerfer)

Vale, el reglamento dice que son “vehículos de tres ruedas” y se queda tan ancho, pero es que ahí también entran los motocarros… y no sé a vosotros, pero a mí me parecen más coches de tres ruedas.

Es más, si el gordopilo fuera auténtico, como Crom manda, lo suyo sería que me saque esta otra foto para terminar de hundirme en la miseria:

(Foto de Marcin Cieślak)

Se trata del Benz Patent Motorwagen, considerado el PRIMER automóvil de la historia. ¿Cómo dejar fuera de la definición de coche precisamente al primer coche? Y, como se ve, tenía tres ruedas, ninguna puerta… y ni siquiera tenía volante o manillar.

Bueno“, diréis, “pues basta con cambiar el número de ruedas en la definición, poner <<tres ruedas>> y sigue valiendo, ¿no?

Pues no. Porque… agarraos: hay coches de dos ruedas.

Litmotors C-1 (Foto procedente de mechanicalgalaxy.blogspot.com)

Y ¿en serio queréis que nos pongamos a examinar el volante, las puertas y todos los detallitos que lo diferencian de una moto cubierta?

Vamos, que a estas alturas la única seguridad que tengo es que un coche es un vehículo terrestre.

(Taylor Aerocar)
(Gibbs Aquada)

Sigh… bueno, que son vehículos. Y que la gente va sentada.

En fin. Después de tantos rediseños, mejoras o adaptaciones a multitud de usos y entornos, el término puede englobar una barbaridad de cosas diferentes. Es más, incluso me atrevería a decir que tendríamos más suerte con una definición compuesta no de absolutos, sino de elementos opcionales que a veces se cumplan y a veces no. Lo cual se pega de patadas con el concepto de “definición exacta”.

Y os preguntaréis ¿a qué viene semejante perorata? Pues a que creo que pasa exactamente lo mismo con los juegos de rol. Periódicamente resurge en la rolesfera el debate sobre la definición exacta del rol y de la taxonomía milimétrica de sus variedades. Pero hoy día hay tantas variaciones, evoluciones y experimentos que, bajo mi punto de vista, cualquier intento de categorización absoluta se tropieza con varios ejemplos que la desafían. Lo mismo que hemos visto que sucede con algo más tangible y menos etéreo, como son los coches.

Y, francamente, tampoco veo tan necesario que haya definiciones exactas, ni siquiera a nivel práctico. A día de hoy me sobra y me basta con las que figuran al principio de todos los juegos de rol, tanto para entenderme con otros aficionados como para explicárselo a un neófito. Además, ¿es realmente necesario delimitar estrictamente los límites de, por ejemplo, lo narrativo y lo old school? Bueno, tal vez para cuando haya que ir al Ministerio del Rol a renovar la licencia y pagar los impuestos correspondientes a cada categoría 😛 Pero vamos, yo no voy a entrar en berserker catalogador si un día me dicen que un juego “tiene mecánicas narrativas para emular sensaciones retroclónicas“. Como tampoco voy a perder neuronas categorizando esto:

Una Dynasfera (y en este vídeo de youtube se puede ver en movimiento)

Eso sí, si algún día viene un constructor de Fórmula 1 y dice que el primer coche no es un coche porque no estaba diseñado para ganar carreras, se volverán a escucharán mis carcajadas desde la Estación Espacial Internacional.

Más comentarios en Google Plus

12 COMENTARIOS

  1. La mejor entrada que he leído sobre el tema candente de qué es y qué no es rol en mucho tiempo. Y eso que Kano ha escrito también un tema muy bueno, ayer mismo.

    Te juro que estaba tentado de pasar rápido hasta el final para ver de qué iba esta entrada XD.

    • Jejeje, pues muchas gracias por haber aguantado hasta el final, maestre. Lo cierto es que podría haberlo escrito al revés, poniendo lo primero “esto del rol es como los coches”, pero me parecía que le daba un tono demasiado pontificador. O torero. Así creo que queda un poco más entretenido.

      Eso sí, reconozco que en tu lugar no habría resistido tanto tochaco sin saber a dónde quería llegar, así que los que lo habéis logrado ¡sois unos auténticos héroes!

    • Jejejeje, pues ahí está la cosa, dama Silvia. Que siempre hay elementos que no terminan de encajar bien bajo cualquier criterio de clasificación.

      En el caso del C-1, el fabricante dice que se trata de un coche de dos ruedas, seguramente porque tiene volante y asiento de coche. El blog de donde saqué la foto tira por el medio y dicen que es un coche-moto. Yo te lo indicaría por la calle como “la moto rara de allí” XDD. Y de cerca seguramente diría “moto con volante”. Y nuestro Reglamento seguramente lo metería como Motocicleta. Pero a nivel teórico-taxonómico-pesao… ¿cómo se define mejor, como moto con volante o como coche de dos ruedas?

      Y, como bien dices, muchos coches de tres ruedas son más bien ciclomotores, aunque el Reglamento nos los mete a todos por igual en su propia categoría de “Vehículo de tres ruedas”. Yo no creo que te lo indicara como “ciclomotor de tres ruedas”.

      En fin. En el caso de los coches, al final viene una autoridad y decide los criterios, porque alguien tiene que dar licencias y tal. Y aun así tiene “categoría de sastre” para los casos raros. Pero en el caso del rol ¿de verdad es imprescindible que haya categorías exactas? Y ¿qué autoridad impone los criterios? Porque si depende del consenso, ya ves que vamos apañaos.

      ¡Gracias por pasar y comentar, dama Silvia! ^.^

    • No se merecen, maestro, no se merecen… me conformo con una ronda de cerveza la próxima vez que nos veamos 😉 ¡Un abrazo!

  2. ¿Qué es rol? me preguntas, poniendo tu pupila azul en la portada de mi MERP. Pues mira, rol es muchas cosas, y discutir sobre qué es rol es como discutir sobre quién tiene mejor trasero, si una modelo o una silla.

    Todo depende de qué quieras hacer con ello. Yo puedo decir con orgullo que mi primera partida de rol fue con librojuegos de Lobo Solitario. Y luego dirigiendo partidas a Heroquest. Y luego haciendo como que dirigía a Star Wars d6, que años después vi que lo que yo hacía era lo más railroad del mundo.

    Lo que es inaceptable en rol, juegos, y cualqiuier otra esfera de la humanidad, es acotar todo y reucirlo a términos y categorías exactas. Eso mata la vida.

    • Bueno, es que el Star Wars D6 defiende el railroading a saco en la sección del Máster, así que lo estabas jugando bien 😛

      Pero vamos, totalmente de acuerdo sobre las categorías absolutas. Hace poco ponía otro ejemplo relacionado con la música: todavía no he encontrado quien me señale dónde está la frontera exacta entre el power pop y el rock. Y lo mismo pasa con otras etiquetas en el mundillo de la música, donde sufren el mismo “problema” de precisión.

      ¡Gracias por pasarte y comentar, maese Otakupuntocom! 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.