El mundo de Rosamía.

Y ahora a inventarme una historia para que Rosamía se haga amigo de un oso polar...