Si hace unas semanas me hubiérais preguntado por los Visigodos, mi primera reacción hubiera sido tal que ésta:

y posiblemente os hubiera respondido lo típico: lo de los suevos, los vándalos y los alanos, lo de la lista de los reyes godos, lo de que estuvieron unos 200 años hasta poco después del 711, cuando la famosa batalla del Guadalete contra los musulmanes… y poco más. Lo cierto es que este período de la Historia de la península Ibérica siempre me ha parecido un simple relleno entre el imperio romano o la Reconquista, que son mucho más fascinantes, dónde va a parar.

Pues algo parecido me pasaba con el videojuego Total War: Attila. Es decir, si Roma ya estaba cubierta con los Total War: Rome (1 y 2) y la Edad Media con los Medieval: Total War (1 y 2 también)… ¿qué podía haber de interesante en la época de Atila como para dedicarle un juego entero? ¿No se podría incluir ese período en un hipotético Medieval III: Total War?… Así que simplemente lo dejé pasar. Ni siquiera estaba en mi lista de “juegos a pillarme cuando bajen de x euros”.

Pero hete aquí que, en pleno fragor internetero sobre la ridícula estrategia de la batalla de Invernalia, acabo llegando a este vídeo de HugoThester donde defiende Desembarco del Rey de los Caminantes Blancos. Y resulta ser un mod para Total War: Attila. Vaya, vaya… interesante. A estas alturas el juego ya tiene cuatro años y, según veo en el histórico de IsThereAnyDeal.com, empieza a aparecer a un precio bastante razonable en algunas rebajas de internet. Que es donde acaba cayendo en mis garras, claro.

Pues bien, al probarlo me encuentro con que el prólogo-tutorial no te pone a dirigir hordas de hunos, no. Te pone en la piel de… ¿los visigodos? Primer shock. Y el segundo shock me lo llevo al ver el mapa.

La región de inicio de los Visigodos en el prólogo. (Fuente: honga.net)

Estooo… ¿qué pintamos ahí?

Es decir, sabía que habían venido a Hispania desde otro sitio, pero pensaba que habrían empezado en Germania o de los alrededores, como el resto de godos. Pero si empezaron tan lejos ¿para qué darse esa panzada de caminar hasta aquí? Total, si bajando un poco tenían ahí Constantinopla, la capital del Imperio Romano de Oriente, que también estaría a rebosar de tesoros y tierras para quedarse…

Y ni siquiera fue un viajecito en línea recta, no. Parece que se tiraron 40 años recorriéndose todas las playas más exclusivas del Mediterráneo hasta que recalaron en Hispania. (Fuente: Wikipedia)

Así que todo el prólogo, desde la decisión de abandonar sus tierras ante el avance de los hunos hasta la batalla de Adrianópolis, fue una sorpresa continua. Cómo me dejaría el cuerpo todo esto que tuve que seguir investigando por mi cuenta sobre el recorrido de los visigodos históricos.

Me sonaba de lejos el saqueo de Roma (aunque bueno, ¿quién no ha saqueado Roma en alguna ocasión? :-P), pero de lo que no tenía ni idea era de que habían sido parte fundamental en la batalla de los campos Cataláunicos, la que frenó al mismísimo Atila en su expansión por el resto de Europa. Es decir, al final consiguieron derrotar al Viejo Enemigo que los había obligado a abandonar sus tierras casi cien años atrás.

Por si fuera poco épico todo esto, encima la propia batalla tiene de todo: rivales ascentrales (los ostrogodos) en el bando de Atila. Aliados (los alanos) a los que había que tener controlados porque no se sabía si iban a salir corriendo en mitad de la refriega. El propio rey Teodorico [AVISO: Spoiler] cayendo en la primera línea, y los visigodos eligiendo a toda prisa y en mitad de la batalla a un nuevo rey (Turismundo, ¡”El coraje de Thor”!) para seguir combatiendo. Traiciones posteriores entre los antiguos aliados. Vamos, todo esto lo coge HBO y olvídate de Vikingos, The Last Kingdom y demás normandeces.

Y a pesar de todo este esfuerzo y heroísmo, al final su reinado duró apenas doscientos años. Claro, comparado con Roma o con la Reconquista pues no parecen muchos, pero oye, son cien años más de lo que reinaron los normandos en Inglaterra. Y también cien más de lo que duró el reino vándalo del norte de África, otro de esos eventos que son apenas un renglón en la Historia y que tienen su miga.

Concluyendo

No es la primera vez que un Total War me dispara la imaginación y las ganas de sumergirme en un período histórico. Ya me pasó con el primer Roma: Total War, así que a estas alturas ya debería estar escarmentado. Vamos, si The Creative Assembly se pone con ello ¡fijo que es un período interesante!

Y como inspiración para ambientaciones roleras, esto no tiene precio. Ya basta de tantos bárbaros saqueadores que vuelven a casa por Navidad, o que se asientan en tierras vacías a dedicarse a sus tradiciones de bárbaros para luego defenderse del imperio de turno. Los visigodos son un modelo muy bueno para sacar otro tipo de bárbaros nómadas que no sean la clásica horda (eso serían más los hunos), capaces de dialogar y llegar a acuerdos con imperios o reinos ya asentados. Y la historia de este pueblo es una plantilla perfecta para ir adelantando qué efectos irá teniendo su presencia allá donde se vayan moviendo, y cómo serán los reinos que vayan montando… si les dejan, claro.

En cualquier caso, ya he aprendido a las duras por qué no era tan fácil bajarse a Constantinopla y plantarse allí. Mi Reino Visigodo acabó sucumbiendo a las diferencias culturales y religiosas con la población bizantina… un poco lo que pasó aquí, que cuando vinieron los Omeyas nadie movió un dedo, vaya. En la segunda partida he optado por seguir los pasos de los visigodos históricos, y en el año 403 el Reino Visigodo ya controla Francia y la mitad de la península. Veremos cómo se da.

En fin… hay que ver cómo se despiertan las ganas de aprender Historia cuando se juega con ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.