Trasladando toooodas las imágenes desde Photobucket

4

Bueno, pues ya está. Me ha costado su tiempo (desde el 10 de diciembre), pero al fin he terminado de migrar 517 imágenes desde Photobucket aquí, al mismo alojamiento del blog.

Y ojalá hubiera sido tan sencillo como descargarlas de una sola vez y cargarlas en bloque… pero no. He tenido que recorrerme las 411 entradas con imágenes que tiraban de allí, desde febrero de 2009 hasta julio de 2017, para borrarlas, subirlas a la Biblioteca de Medios del blog e incorporarlas una a una dentro de cada entrada.

De esta manera ya no os encontraréis ninguna imagen así:

Adiós, marca de agua en mitad de la imagen

Y deberían salir todas asá:

¡Hola de nuevo, monete!

Pero ¿por qué pasaba todo esto?

Resulta que allá por 2009, cuando decidí llevarme el blog desde el WordPress gratis a un hosting propio, los niveles de servicio que me podía permitir no te dejaban mucha capacidad de disco duro. Así que al ritmo que escribía por aquel entonces, y teniendo en cuenta que en cada entrada habría un mínimo de dos o tres imágenes, calculaba que acabaría quedándome sin espacio muy pronto si las alojaba en el blog.

Por eso aquel mismo año me apunté a Photobucket, que ofrecía alojar gratuitamente todas las imágenes y enlazarlas desde donde se quisiera, siempre y cuando no excediera de cierto ancho de banda. Sin embargo, ese ancho de banda se acabó pronto y no me importó pagar 25$ anuales (¡de los de entonces!) por tener una cuenta premium con ellos durante 3 años.

Después me pasé al plan de 9€ anuales por tener las imágenes alojadas allí, con la capacidad de poder enlazarlas sin problemas desde el blog. Y así seguía cumpliendo aquella vieja máxima de no tener todos los huevos en la misma cesta.

Sin embargo, en 2017 Photobucket decidió dar un golpe de timón: subió el precio de todos los niveles de servicio, restringiendo esto de enlazar las imágenes únicamente para el nivel de 400$ anuales.

Y… obviamente, pues no.

Así que desde aquel momento las imágenes de los artículos más antiguos, que aún estaban en Photobucket, aparecían en el blog como veíais más arriba, con esa marca de agua en medio. Y era un incordio, pero no era tan grave como para estar en mi lista de prioridades.

Lista en la que entró de repente cuando el año pasado comenzaron a enviarme correos bastante insistentes sobre que mis fotos excedían la capacidad de la cuenta, amenzando con que iban a borrar las fotos si no volvía al redil de pago. Y ahí es cuando ya me he hartado, y en cuanto he tenido tiempo (casi un año después) me he dado la panzada a cambiarlo.

Viajando al pasado

La parte buena (alguna tenía que tener) es haberme releído casi todo el blog y haber recordado tantos eventos, situaciones, productos, herramientas, opiniones, compañeros, páginas ya extintas, etc que tenía casi olvidados.

También ha sido divertido y hasta instructivo ir viendo las diferentes etapas por las que ha transcurrido el blog: desde la libertad absoluta de temática y extensión, pasando al agobio autoimpuesto por que las entradas fueran cada vez más completas y bien hechas… y, de vez en cuando, esos intentos de volver a esa «libertad» primigenia a través del microblogging. Y todo por pura autoexigencia, porque jamás he tenido presiones externas para cambiar estilo o enfoques. Muy muy curioso.

Y hablando de curiosidades, hay que ver cuántas veces ha cambiado WordPress la forma de incrustar vídeos de Youtube. He contando al menos tres códigos diferentes que había que añadirle a la URL del vídeo y que los siguientes cambios volvían obsoletos… así que, ya puestos, también he ido recuperando los vídeos de aquel entonces en las entradas correspondientes.

Ah, y una última curiosidad: al final, con todas las imágenes aquí, el espacio que ocupa el blog son casi 7 Gigas. Ya hay hostings barateiros a los que no puedo acceder.

En definitiva

Otro ejemplo más (y ¿cuántos van ya?) de que nada es para siempre, y en internet mucho menos. Habrá que hacer caso a los sabios de siempre e intentar disfrutar del viaje. De cualquier viaje.

Ah, ¿recuperar otra vez el ritmo de publicar por aquí, ahora que las redes sociales se mueren otra vez, que la OGL patatín y patatán…? Pues no te diría yo que no. Pero bueno, he dicho lo mismo tantas veces en el pasado que no me lo creo ni yo.

Y aun así, por aquí sigo 😛

P.D.: ¡Feliz 2023! Aunque después de aquella felicitación de 2020, casi como que me da miedo felicitar años nuevos.

Artículo anteriorTablas en perchance.org para Five Parsecs from Home
Artículo siguienteEl momento en el que ya no se puede hacer nada

4 COMENTARIOS

  1. ¿Qué es eso de la OGL? Voy a echar un vistazo al enlace que has puesto. Oh, qué interesante.
    Sobre lo que comentas de las imágenes, está visto que no se puede uno fiar de nadie. O bueno, que hay que estar atento y hacer mudanza de cuando en cuando, está claro.
    Es muy cierto que nada es para siempre, ni siquiera en internet. Ahora lo estoy viendo mucho con ciertas series que se cancelan y no es que dejen de emitirse, es que se destruyen y dejan de estar disponibles en ninguna plataforma. Y como las consumimos directamente en digital, no hay ni cajas de DVD perdidos por las casas de los fans para mantenerlas. Increíble.
    Feliz año a ti también. A saber qué coño nos traerá, pero desde luego da la impresión de que aburrirnos, no nos aburriremos xD

    • Jejejejjeje 😉 Mira que ha habido vídeos al respecto de la movida por la OGL… pero nada, que sigo prefiriendo leer estas cosas antes que verlas. ¡Gracias por hacer un resumen tan pormenorizado! Además, como tu blog no va a morir, pues ahí estará para siempre.

      (Ops… si en la entrada acabo de decir que nada es… ehm…)

      ¡Gracias, Carlos! ¡¡Y un abrazote!!

  2. Esa mudanza me tocó hacerla a mí también, hace ya un tiempo. Fue un fastidio, porque usaba Photobucket desde antes de tener el blog, como fuente para intervenciones en varios foros en los que participaba. Me tocó liarme la manta a la cabeza, bajar todo, identificar las imágenes del blog (tenía una carpeta en Photobucket para el blog, pero, ya sabes, no todo estaba donde debía), subirlas a una carpeta del hosting, actualizar enlaces… y aún hoy me encuentro con entradas donde la imagen está con la dichosa marca de agua :D.
    En estas cosas que nos obligan a mirar para atrás es cuando nos damos cuenta de la cantidad de información que hemos generado en Internet en todos estos años y lo volátil que resulta (yo ya soy incapaz de citar todos los foros en los que participé en la década del 2000 y que se han perdido para siempre).
    Feliz 2023. A ver si termina ya la maldición («Ojalá vivas tiempos interesantes») y podemos respirar un poco.

    • Ostras, pues lo tuyo fue peor, porque no fue sólo el blog sino también los foros… santo Crom bendito. Pero me siento menos solo comprobando que al menos tú también sabes el infierno que ha sido todo esto. Gracias por compartirlo 😉

      Y coincidio contigo sobre lo efímero que ha resultado ser todo lo generado en Internet. Por eso cada vez le doy más valor a lo que están haciendo en el Internet Archive y su Wayback Machine… aunque nunca se sabe cuán efímera será también. Ay, la levedad de lo digital…

      En fin. Me alegra verte también por aquí, Cubano. ¡Un abrazo y a ver si vemos tiempos menos interesantes!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.