[RPG Carnival Castellano 1] Retroclones:

5

No puedo por menos que aplaudir la iniciativa de Bester Brainstormer de recoger este guante lanzado por Rafa, de Detrás de la Pantalla. Me parece estupendo todo lo que sea hacer más piña en la rolesfera castellanoparlante, así que ¡ahí va mi granito de arena!

En general yo soy bastante fan de este movimiento de la Vieja Escuela, pero lo cierto es que no me había parado a pensar detenidamente él. Esta edición del Carnaval del JdR me va a servir para poner un poco de orden en mis ideas, así que a ver qué sale de esto…

Está claro, no se puede negar el poder de la nostalgia. Desde los anuncios de Cocacola, la existencia de Kiss FM, los remakes cinematográficos o llevar al cine series de los 80,  está claro que la añoranza de nuestros años mozos vende, y mucho. Pero no sólo pasa en el mundo “normal”, en el mundo friki este sentimiento impulsa a un montón de gente a programar emuladores y adaptar juegos del pasado para que funcionen en las nuevas plataformas.

En el caso del rol, estaba claro que tarde o temprano alguien iba a inventar el retroclon. Era sólo cuestión de tiempo. Mazmorrear es para los roleros el equivalente a ir a un concierto de los Secretos o a volver a pasarnos el Monkey Island: una forma más de volver a esos tiempos que entonces no valorábamos y que ahora, inmersos en la vida “plenamente adulta”, echamos de menos…

Pero ¿qué pasa cuando los originales son inencontrables, están descatalogados o valen una fortuna en ebay? Pues que no nos atrevemos ya a llevarlos a la mesa de juego. En cierto modo comparto la afirmación de los editores de Dark Dungeons, el retroclón se convierte en una edición “de batalla”  para jugar mientras mantienes tu edición original en perfecto estado, a salvo de huellas de Risketos o de gente que no respeta la regla de ” no abrir en ángulo superior a 90 grados” (Bukran, guiño, guiño 😛 ).

Algunos retroclones van un poco más allá y “modernizan” o apañan a su manera algunas inconsistencias del reglamento original, pero suelen cumplir con su cometido principal: poder coger cualquier aventura del juego original y ponerte a jugar inmediatamente, sin preocuparte por hacer grandes cambios mecánicos.

Y ¿no sería más sencillo coger un PDF de los originales y hacer que te lo impriman en Lulu o en Bubok? Pues… sí, para qué engañarnos, pero estaríamos perdiéndonos todo el componente social del tema: los comentarios, los artículos, la espera compartida… Que sí, que mola mucho ver The Big Bang Theory cuando y donde quieras, pero echo de menos que lo veamos todos a la vez, a la misma hora, y comentar con vosotros el episodio. Estos eventos son los que hacen que nos sintamos parte de una comunidad.

No, no es un “Bazinga” a todo lo que llevo escrito hasta ahora,  jajajja. Solamente quería votar a favor de la propuesta de  Pableras de poner en un Cepo en la plaza del pueblo a quien tradujo “Bazzinga” por “Zas en toda la boca”.

Por todo lo anterior opino que está muy bien que haya retroclones. En castellano de momento no hay demasiados, y los que hay anunciados apuntan a ediciones distintas: Roll & Play a las ediciones de AD&D, Aventuras de la Marca del Este a las ediciones de D&D Básico. Vamos, que pienso que estamos muy lejos de la saturación que hay en el “mercado” guiri.

Como reflexión particular, también me pregunto si este movimiento no tendrá también algo de búsqueda sobre los motivos por los que el rol nos caló tan hondo. Tal vez fuera el ambiente medieval-fantástico. Quizás el que no hubiéramos conocido nada parecido antes. Pero ¿no será también porque los reglamentos eran tan retorcidos y complicados?. A mí me maravilla que en aquellos tiempos fuéramos capaces de interiorizar cosas como el MERP, el Advanced Dungeons & Dragons o el Runequest, mientras mirábamos por encima del hombro al Príncipe Valiente. ¿Es posible que a ciertas edades sean más adictivos juegos más complicados, o fue algo puntual de nuestra generación que no se puede transplantar a las nuevas?

Ya lo veremos…

5 COMENTARIOS

  1. En mi caso el fenómeno de los retroclones es algo que observo con amistosa curiosidad. Por una parte, pese a ser talludito no me crié con D&D (soy de la segunda generación, destetado con el MERP) y de hecho apenas lo he jugado, por lo que no me llaman demasiado la atención. Por otra me parece un movimiento muy interesante por lo que tienen de dedicación al rol, y han salido trabajos realmente elaborados (y qué decir de las expectativas que ha despertado La Marca) que merecen mucho la pena.

    Coincido contigo en que estudiábamos cada manual del MERP y similares como si fueran conocimientos arcanos mientras nos reíamos de los juegos “simples” (con excepción del Star Wars, que por su franquicia era Dios y punto; y aún así nos lanzamos como posesos sobre la 2ª edición en inglés para coger las nuevas reglas). Probablemente cuando tienes tiempo y ganas buscas profundizar en ello.

    Ahora que todos estamos muy liados y tenemos menos implicación buscamos sistemas más sencillos… o seguimos apegados a lo que tuvimos en su día (en mi grupo hemos retomado, otra vez, el Rolemaster. El de JOC, ni Fantasy ni historias).

    Supongo que, como dices, por un lado se busca aquello que resulta familiar (sí, el sistema es un asco, pero es “nuestro” sistema) y por otro el espíritu aventurero de los tiempos sencillos (“déjate de investigaciones, que he tenido una semanita muy dura y me apetece rajar orcos”).

    Rol y fantasía siempre han ido de la mano. Hemos jugado con otros conceptos, como introspección, autoconocimiento e interpretación, y resulta entretenido. Pero donde lo pasamos bomba es cuando volvemos a la fantasía simple y llana, a olvidarnos de todo salvo desenvainar nuestra espada y encomendarnos al Señor de los Dados en busca del tesoro.

    PD: Ayer empecé a leer “Retorno a la tumba de los horrores” y el otro día compré cuatro aventuras de Falcongrís (por cierto, a un euro en Gigamesh de Barcelona). Quizá el movimiento retroclon tenga la culpa. Por cierto, ¿no debería ser “retroclón”?

  2. estupendo análisis Erekibeon.

    gracias por unirte al RPG blog carnival en castellano. Y como dices no sería mala idea ahondar en el tema en la próxima edición.

    nos vemos.

    saludos majete !

  3. Hola Erekíbeon,

    A mi también me ha gustado la idea del Carnival RPG y puse mi entrada :D.

    Yo empecé a jugar al rol con el Rolemaster, Strombringer (que dirigía yo), Star Wars D6 y Shadowrun… para que veas. El tema de reglamentos, pues sinceramente, el AD&D no jugábamos porque echábamos de menos las habilidades.

    Y con los retroclones… (si creo que debería ser reroclón) pues lo dicho, la idea es retomar las ganas de jugar sin reglitis aguditis… y para eso no son necesario los retroclones. Pero el punto de vista que pones, el de manuales de batalla para conservar joyas no lo había pensado, y yo que soy un entusiasta de los libros la entiendo y comparto.

    Un saludo

  4. @Akodo Kusari: Pues estoy contigo, una de las cosas que también me llaman la atención es la cantidad de esfuerzo y dedicación que se está volcando en estos proyectos que… no son para ganar dinero. Por amor al arte. Porque sí. Ole con ole.

    Lo de la complejidad de los manuales creo que es digno de analizar. Tal vez tenga que ver con lo que apuntas, que teníamos tiempo para profundizar en manuales tan arcanos, sí, pero ¿no será también que hay edades en las que es mucho más fascinante un corpus de reglas detalladas y complejas que uno sencillito? Recuerdo que antes podía pasarme horas enteras imaginando y diseñando una regla opcional para saltar a la comba, por ejemplo, mientras que ahora prefiero imaginar situaciones. Si esto es así, tal vez se podrían diseñar juegos con el componente de “adictividad” apropiado para cada franja de edad…

    También tengo por aquí algunas aventuras de Falcongrís, pero ¡gracias por avisar!. Y efectivamente, creo que te está afectando el síndrome retroclón, jajajajaja. Por cierto, que acabo de revisar el texto y lo he escrito dos veces, una con acento y otra sin él. Culpa mía, yo también pienso que es retroclón con acento. ¡Un abrazo!

    @Bester: ¡Eeeey, compañero! Ya sabes que me apunto a cualquier evento de estos, jejeje. Ya que os negáis a quedar para tomar unas cervezas a menos que venga Megan Fox 😉 pues al menos compartimos tema de conversación una vez al mes. Gran idea y ¡que dure!

    @Tremandur: ¡Hola, camarada! Leí tu parecer sobre el tema, pero como ves difiero en tu diagnóstico. Yo no lo considero una moda, sino como una necesidad, como los emuladores, por ejemplo. ¿Recordáis ese minijuguete de google festejando el 30 aniversario del comecocos? Pues hubo tanta gente que jugó y pidió que se mantuviera que le han dado su propio espacio: http://www.google.com/pacman/ Creo que por ahí van los tiros del movimiento retroclón (sí, también creo que es con tilde 😉 ) Siempre va a haber gente que quiera volver a hacer las cosas a la antigua, por añoranza o por redescubrir que las reglas absurdas también tenían su gracia.

    Lógicamente, si no disfrutaste en aquel tiempo con estos juegos, es normal que no los eches de menos. Es como el tema de los emuladores, hay gente a la que les gusta, hay gente que prefiere jugar solamente a los juegos nuevos. Cuestión de gustos, como casi siempre. Aun así te recomiendo una entrada que puse aquí hace tiempo sobre una especie de “manual de instrucciones” para los juegos de la vieja escuela, muy apropiado para adoptar el enfoque correcto para disfrutarlos cuando los juegues.

    ¡Un saludete y gracias por pasarte!

Deja un comentario