¿¿Que Blas de Lezo no tiene calle en Madrid??

3

Leo en Halón Disparado que se está llevando a cabo una petición online para darle el nombre de alguna calle de Madrid a Blas de Lezo.

[Modo indignado: on]

Pero ¿cómo es posible que este hombre no tenga en Madrid una mísera callejuela dedicada a su memoria, después de más de 250 años? Entonces ¿qué leches hay que hacer para tener una calle en la capital? ¿No es suficiente derrotar una flota mayor que la Armada Invencible estando en inferioridad de 10 contra uno?

No, no está guiñando un ojo, es que lo perdió. Eso, y un brazo y una pierna. Y aun así les estuvo dando pal pelo a los ingleses durante toda su carrera.

Pues parece que no. Pero eso sí, ser la mujer de Rossini es mérito sobrado para tener una calle de tamaño aceptable en uno de los nuevos ensanches de la capital.

Y claro, ya puestos te das una vuelta por el callejero de Madrid buscando otros héroes españoles y la sangre hierve. No hay una calle para el Cura Merino. Tampoco la hay para Hernán Pérez del Pulgar. La calle del Cid es una callejuela infame, más pequeña incluso que la dedicada a Pizarro, o la de Juan Martín “El Empecinado”, y aunque la plaza del Gran Capitán es apenas una intersección, al menos este pedazo de personaje tiene otra calle llamada de Gonzalo de Córdoba. Eso sí, también minúscula.

¿Tanto cuesta dedicarles una calle, una plaza o (mejor) una avenida a esta gente que se jugaron el todo por el todo cuando venían mal dadas, que decidieron afrontar la situación en lugar de huír como todo hijo de vecino haría y encima salieron victoriosos? Amoshombre. Está claro, reine quien reine, gobierne quien gobierne, España ha sido y es ese país que maltrata a sus verdaderos héroes. Y no tiene pinta de que la cosa cambie en el futuro. Ay…

Y luego nos preguntamos por qué la ficción española tiene siempre ese regusto amargo…

[Modo indignado: off]

3 COMENTARIOS

  1. Ah, qué identificado me siento, Maese Erekibeon… Al menos agrada comprobar que uno no es el único interesado por estos temas.

    En fin, supongo que como en tantas otras cosas, nuestra externamente provista e internamente aceptada Leyenda Negra nos come el terreno. Si Blas de Lezo hubiera sido inglés íbamos a versión fílmica de su vida por año. Con lanzamientos videojueguiles para la PeSeTres, Y-Box, Güi y PeCé. Bueno, vale, ahí me he colado, pero era por darle énfasis. xDD

    En cualquier caso, no deja de ser curioso que lo menciones, puesto que el otro día un colega mío, conocedor de lo que me gusta la historia del De Lezo, me pasó un enlace a uno de los programas de “Tercer Milenio”. Escucha más o menos a partir de 2/3; antes hay cosas interesantes, pero lo referido a nuestro insigne marino, la Guerra de la Oreja de Jenkins y el asedio de Cartagena de Indias está ahí. –> http://www.cadenaser.com/actualidad/audios/milenio-parte-2008/csrcsrpor/20081102csrcsr_3/Aes

    Saludos,

    El Conde.

  2. Pues me ha encantado el enlace, señor Conde. Por ponerle un único “pero”, el locutor repite demasiado eso de que “se volvió loco” o “estaba loco”, tanto Vernon como el rey Jaime como el propio Blas de Lezo. Pero vamos, salvando eso, el resto lo he disfrutado, jejeje.

    Y aunque como bien decís la leyenda Negra nos come, yo humildemente hago lo posible por disiparla en mi entorno. En mi trabajo, con mis amigos, con mi familia… Lo cierto es que muchos se quedan de piedra cuando les cuento estas cosas, porque la mayoría tienen el concepto de que ensalzar héroes españoles (no importa de qué época) es más propio de fascistas, y casi todos saben que soy de centro.

    Pero aunque el impacto de gente como vos y como yo sea mínimo, señor conde, sí que noto que la cosa va cambiando… poquito a poco, pero va cambiando. Quién sabe, tal vez no esté tan lejos una pedrazo de película sobre el bueno de Lezo, o una serie sobre Numancia…

    Otro abrazo, señor Conde!!

  3. Blas de Lezo…el puto en escabeche. La batalla de Cartagena de Indias es su episodio más sonado, pero hay otros momentos de su biografía que merecen ser recordados ¿mi favorito? Cuando le mandaron a Genova para recoger los 2 millones de pesos de plata (casi nada) y al ver la poca predisposición de los genoveses, a quienes también se les pasó rendirle honores como emisario del rey que era, el Mediohombre les dijo que o en dos horas tenía la plata y el homenaje…o bombardeaba la ciudad con sus 6 navíos. Aceptaron.

    Es buena muestra del genio que se gastaba el almirante, he tenido la suerte de leer parte de su documentación (hay muy poca pública pero un descendiente suyo anda en ello) y la verdad es que el tipo era directo como él solo y se gastaba una mala leche de cuidado. Pero claro, todo hombre tiene una faceta dulce y se la reservaba a su mujer Josefa Pacheco. Y sorprende la caridad con la que trató a los ingleses que capturaban o se rendían, enfermos como perros al no estar acostumbrados al caribe, que fuesen donde las monjitas. Eso si, al enemigo que se pone cabezón fuego y hierro.

    En Donosti si tiene calle, pequeñita eso si, desde hace más de 100 años (de hecho es de las pocas calles de la zona que tiene todos los documentos sobre su denominación).

Deja un comentario