Los módulos “El desafío del…” para AD&D (II)

23

En la anterior entrada (ahivá, ¡cuánto tiempo desde que la escribí!) vimos los primeros módulos de esta colección de aventuras diseñadas para un máster y un solo jugador. Los primeros estaban dedicados a los niveles 2-5, mientras que esta segunda tanda de Desafíos estaba dirigida a niveles 4-7.

Sin embargo no se continúa ninguna trama de los primeros, lo que refuerza la idea de que estos módulos eran para usarlos como one-shots entre las partidas de un grupo arquetípico, sin estorbar la historia principal. A mí me hubiera molado tener minisagas para cada tipo de personaje, pero supongo que siempre se han vendido más las aventuras para grupos.

Bien, vamos con ellos, aunque los que tengáis más memoria ya sabréis por dónde va a ir la cosa. Maldita App de WordPress para Android… 😛

Fighter’s Challenge II

Ese caballero de la portada colocándose su armadura podría ser el propio PJ, ya que la aventura está concebida para un caballero andante o un paladín (en el módulo citan expresamente los kits de Caballero o Guerrero Noble) deseoso de hacer el bien. Pero después de leerlo creo que lo que más le pega es un aventurero de capa y espada, tipo Robin Hood o el Pirata Roberts de la Princesa Prometida. Ya veréis.

El eje de este Desafío es un viaje, una novedad en comparación con los demás módulos, todos basados en una localización. El Luchador rescatará de una torre a una princesa de Vestido Color Lavanda de Protección +3 resistente a la suciedad y las rasgaduras (no me lo invento ¡viene tal cual en el módulo!) y debe escoltarla de vuelta a su reino, un camino que no será precisamente un paseo.

La mayor parte del Desafío consiste en escenas que transcurren durante ese viaje de vuelta. Les capturan, se escapan por el bosque, rescatan a un PNJ que no se sabe muy bien para qué sirve, otro PNJ les desafía a una lucha con palos en lo alto de un río (una escena clásica de casi cualquier versión de Robin Hood) se meten por exigencias del guión en el clásico dungeon… y finalmente llegan al reino de la Princesa, con final con bruja incluida y dos pequeñas continuaciones a elegir, por si ha sabido a poco.

Pero aunque la otra estrella del show es la Princesa, no hay un cuadro específico con consejos para interpretarla. Sospecho que hay que representarla como a Willie, la rubia de “Indiana Jones y el Templo Maldito” que va de grito en grito, ya que incluso hay toda una escena diseñada para que se ponga a chillar como una histérica. Sin embargo el módulo nos quita de la cabeza las posibilidades de romance especificando que la muy pija sólo busca príncipes de sangre azul, con dos o tres dragones muertos en su historial y una economía algo más que saneada. Vamos, totalmente fuera del alcance de un Guerrerillo de nivel 4-7. Obviamente, cualquier DM digno de tal nombre se saltará a la torera esta especificación si ve al PJ muy encaprichado, claro.

Las sensaciones que me ha dejado son… mixtas. Por una parte, es un Desafío bastante atípico con respecto a los demás, aunque sólo sea porque se trata de un viaje. A mí me ha parecido muy Disney, no sé si por intención del autor o porque estoy tan atiborrado de princesas que tengo la “mirada princesil”, pero a día de hoy ése es el tono con el que lo dirigiría. También creo que no le molará a los que estén acostumbrados a campañas muy serias u oscuras, ni a los que lleven personajes que no sean totalmente legales buenos. Incluso me atrevería a decir que más que un módulo para AD&D parece para el Príncipe Valiente. Por otra parte, el encarnar a la princesa tiene que ser bastante extenuante para el DM… o muy divertido, según le pille 😛

Aun así, en general me ha parecido un módulo entretenido, quizás por el cambio de enfoque. El segundo que más me ha gustado de esta serie de “Desafíos 2”.

Cleric`s Challenge II

Lo primero que me llamó la atención es que podrían haber utilizado esta ilustración perfectamente para el primer Desafío. Es que pega muchísimo más. Aunque claro, eso distorsionaría la política del resto de portadas, que parece que estaban puestas así para despistar al futuro jugador… si es que había un motivo lógico y no fue puro despiste o recorte de gastos, claro.

El arranque del módulo es bastante tranquilo. Al Clérigo le envían en misión pastoral a un pueblo famoso por sus viñedos, ya que el párroco de allí, que es de su orden, tiene problemas para lograr que los habitantes acudan al templo. Un comienzo que mola porque vemos al Clérigo haciendo de Clérigo, que no todo va a ser matar no-muertos 😛 Después de unos días allí el PJ se dará cuenta del odio que se tienen dos de las bodegas más importantes, al tiempo que comienza a desaparecer gente en extrañas circunstancias.

Así que de pronto el Clérigo se ve convertido en una especie de investigador CSI medieval-fantástico, dejando la maza a un lado y echando mano de sus dotes deductivas y de relación con las personas. El módulo está tan currado que incluso las revelaciones de posibles hechizos de “Hablar con los muertos”, “Hablar con los animales” y “Hablar con las plantas”, se plantean para que añadan más misterio en lugar de destripar el enigma directamente.

Cuenta con algún detalle que no cuadra, como perros incapaces de seguir un olor a brandy, o algunos anacronismos, como pensiones de invalidez o emblemas de viñedos cosidos en bolsillos de camisas, pero vamos, son pegas que le pongo por ponerle algunas. Y se compensan sobradamente con otros detalles como el de la partida de ajedrez, que además de resultar una pista importante le añade un toque único al oponente. Una forma magistral de enseñar lo que da de sí el personalizar un monstruo que, de otra manera, sería tan sólo otro aburrido montón de estadísticas.

En fin, un módulo muy interesante que aporta profundidad a las labores propias de un Clérigo, transcurre en un escenario tranquilo y lejos de dungeons o bosques infestados de monstruos y cuya trama tira más por la investigación que por la acción, ofreciendo muchas oportunidades de roleo. De hecho, hasta ahora nunca me había planteado lo bien que se le pueden dar al Clérigo los papeles de investigador, mediador y pacificador de comunidades.

Y después de esto supongo que entenderéis que haya sido el que más me ha gustado de esta tanda, ¿verdad?

Wizard’s Challenge II

Y pasamos de un pueblo en un territorio civilizado a un asentamiento al borde de unas tierras inexploradas. Un entorno quizás muy peligroso para enviar a un Mago solitario… a menos que sus conocimientos de lo arcano sean la única esperanza frente a una extraña bestia que ya ha exterminado todo un destacamento de milicianos.

Una vez en el asentamiento el Mago tendrá que lidiar no sólo con la investigación sobre la bestia, sino también con las suspicacias del capitán de la guardia y con el rastro de un poderoso hechicero que habitó la zona hace ocho siglos.

Promete, ¿verdad? Pues el desarrollo defrauda una barbaridad. Un asentamiento anodino, un capitán de la guardia tocapelotas que pide a gritos un bolazo de fuego, una bestia que tampoco es para tanto y una torre de mago ramplona cuyo artefacto mágico más poderoso es un anillo de protección +1. Por si fuera poco, encima la búsqueda más interesante se deja totalmente en manos de la inventiva del DJ.

Al final uno se queda con la sensación de que no se lo han currado demasiado. Mucho relleno para lo que es simplemente encontrar un monstruo y matarlo, lo que lo convierte a mis ojos en el módulo más flojo de esta segunda serie.

Thief’s Challenge II

En el último Desafío de la serie encontramos al Ladrón protagonista embarcado hacia alguna parte, justo antes de que aparezca un barco pirata que masacra a toda la tripulación y le deja a él por muerto. Cuando despierta se encuentra en una pequeña isla que alberga un pueblo pesquero y un faro. Pero ¿son gente de fiar?

El problema del módulo es que lo presentan como si fuera un pequeño sandbox, detallando todos los vecinos del pueblo y las relaciones que tienen entre sí como si fueran a ser importantes en el desarrollo de la trama. Pero no es así, ya que la trama es bastante rígida. Y si fuera una buena trama todavía, pero está lleno de detalles que chirrían bastante. Por ejemplo, el farero es un mago de nivel alto que vive allí y nos dicen que no tiene medios para avisar a las autoridades sobre lo que está sucediendo. ¿Pero qué mago de nivel alto es ése? Además hay un encuentro con ciertos seres normalmente caóticos malvados que confiarán en el Pícaro y le ayudarán porque sí, y por último se asume que un solo ladrón de nivel 4-7 va a ser capaz de ventilarse él solito toda una guarida de piratas.

Sin embargo la historia tiene posibilidades si subes el nivel del Pícaro, quitas de enmedio al farero y prescindes de la secuencia de eventos preestablecida, dándole toda la cancha a las relaciones entre los habitantes entre sí y con el PJ. Ahí puede salir una buena historia quizás más del estilo del Far West, con un héroe solitario de dudosa moralidad que acaba insuflando valor a una comunidad al principio hostil contra él.

Aunque claro, todo esto es haciendo corta-pega. Cogiéndolo tal cual, el módulo me parece el segundo más flojo de esta segunda parte.

En definitiva

Resulta curioso pensar que estos módulos no debieron vender mucho en aquel tiempo, cuando éramos jóvenes, teníamos pelo y  todo el tiempo del mundo para juntarnos con los colegas. Pero hoy día, con lo complicado que es coordinarse con más de un amiguete, estoy seguro de que muchos nos suscribiríamos sin dudarlo a una colección de módulos de este estilo. Y si encima tuvieran una trama episódica ni te cuento. Pero dado que hoy día no venden nada parecido, estos módulos te pueden servir para matar el gusanillo con tu señora esposa o con algún colega con el que hayas quedado.

Eso sí, no recomiendo jugarlos todos. Como habéis visto hay módulos brillantes que sacan todo el partido a las fortalezas de la clase de personaje y ahondan en su papel en el mundo de juego, como en el primer Desafío del Mago y los dos del Clérigo. Pero también hay Desafíos ramplones o directamente malísimos, como el primero del Ladrón.

Por cierto, que me parece especialmente sangrante que los del Ladrón sean tan malos. No entiendo por qué lo sacaron en las dos ocasiones de su hábitat natural, la ciudad, y decidieron ponerlo en situaciones donde sus habilidades no sirven de mucho para resolver la trama. ¿Tan difícil era plantear aventuras a lo Thief? Menos mal que tenemos los dos módulos de Thievery 101, de la desaparecida microeditorial Wyvern’s Claw Design, mucho más en línea con lo que se espera de un pobre Ladrón solitario. Pero ya hablaremos de ellos otro día 😛

Y poco más… salvo invitar a las editoriales a explorar este concepto de módulos “1 máster – 1 jugador”. Seguro que más de un rolero viejuno os lo agredece 😉

 

23 COMENTARIOS

  1. La verdad es que esperábamos con ilusión esta segunda parte aunque, sinceramente, parecen con diferencia más flojos que los de la primera reseña.

    Y si, como dices, este formato está extrañamente dejado de lado… Una pena.

    • Vaya, pues siento haberos tenido tanto tiempo esperando, muchachos. Lo cierto es que me ha costado una barbaridad terminarla, entre pitos y flautas. Pero bien está lo que bien acaba, dicen por ahí 😛

      Efectivamente, la “media de calidad” de esta segunda tanda es inferior a la de la primera, pero ese pedazo de Desafío del Clérigo II merece la pena. Y si tienes hijos pequeños el Desafío del Guerrero II también tiene su gracia.

      Y me alegra ver que no soy el único al que le molaría ver hoy día más módulos One-to-One 😉

      ¡Un abrazo para todos, señores!

  2. La verdad es que no entiendo lo malos que son los desafíos del Ladrón, siendo dicha profesión, como es, la más versátil de todas, al menos en la cantidad de cosas que puede hacer (habilidades de sigilo, abrir cerraduras, robar, combatir, leer pergaminos y mapas extraños…)

  3. Un excelente reportaje, ahora que he podido leerlo por completo. Cómo se nota que algunos somos aun de los que tenemos “pelo” y nos quedamos, simplemente, con las ganas de probarlos. ¿Será posible encontrarlos hoy día? Imagino que bastante improbable.

    • Gracias, maese Sergio :-D. Si te refieres a ejemplares físicos, pues no tengo ni idea… pero los PDFs son bastante fáciles de encontrar por 4shared 😉

      ¡Un saludete!

    • Jajaja, yo lo flipé en su momento, pero abre todo un abanico de posibilidades. Un mago hasta las narices de encantar ropa de fiesta, un asalto sobre un envío de armaduras mágicas que resultan ser trajes de lechuguino, PJs que van por mitad del campo vestidos como si fueran de boda…

      😀

  4. Diox, lo del vestido de la princesa es brutal. Me recuerda a un jugador de Anima que encantaba su ropa para ello.
    Molaría ver algo así para AME o El Reino de la Sombra, ejem ejem…XD

    Me he quedado con ganas de leer el Desafio del Nombre de la Rosa…digo del clérigo.

    • ¡Qué bueno! Me recuerda a esos hechizos de Aquelarre que convertían lo que parecía un inofensivo peregrino en una máquina de apalear caballeros en armadura 😛

      Me sumo a tu *ejem ejem*, maese… a ver si “alguien” se da por aludido. Llevo con un proyecto propio para mi Reina un año y pico, pero no soy capaz de acabarlo…

      Y anímate a pillarte los dos Desafíos del Clérigo. Se leen en un pispás y te sirven perfectamente para arbitrárselos a tu Reina 😉

      ¡Un saludete, camarada!

  5. Excelente reseña, la verdad es que tenían buena pinta y los tengo en PDF, pero creo que no me voy a molestar en leerlos, una pena que tan buena inciativa se fastidiara con las segundas partes, si es que ya lo dicen en Hollywood,”segundas partes nunca fueron buenas” (Excepto Terminator y Aliens)

    SAludos compañero!!!!

    • No me digas que no te gustaron El Imperio Contraataca, Las dos Torres o el Padrino 2… 😀

      En fin, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una partida para un solo jugador, camarada. Al menos ya sabes que hay algún módulo de esta colección que te puede venir bien, jejeje.

      ¡Un abrazote!

    • Pues menos mal que me has recordado leerme el G,PyM, que tenía muy buena pinta. A ver si saco un momento de algún lado, jejeje.

      ¡Un saludete, maese Nirkhuz!

  6. El detalle del vestido me ha parecido sublime. Menos mal que es el el Desafio del Guerrero, que llega a ser en el del mago y me veia a un mago travesti por las calles de Lankhmar 😛

    El desafio del clerigo promete, y prometo echarle un ojo 😀

    • Jajajaja, bueno, hasta un Guerrero necesita a veces pasar desapercibido por mitad de una ciudad, y ¿qué mejor que un vestidito con protección +3 para ello? XDDD

      Un abrazote, maese Ragna!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.