Carrusel Bloguero: un buen ejemplo de one-shot

3

Este mes el glorioso anfitrión del Carrusel es el maese Wulwaif, amo y señor del blog Vivo en Fraguel Rock. En su entrada saca el tema de los one-shots y se pregunta si hay vida después de uno.

Pero, como siempre pasa en estas cosas, al final los diversos participantes en la iniciativa han tirado cada uno por donde mejor les ha venido. Bien, pues no voy a ser yo la excepción, faltaría más :-P.

El one-shot como introducción al rol

Lo primero que me vino a la cabeza sobre este tema, al igual que a la de muchos otros maeses, es que ésta es posiblemente la mejor fórmula que exista para iniciar a la gente en el rol. Y después recordé que había un artículo de la Dragon española donde se hablaba específicamente de esto.

Picado por la curiosidad, lo busqué y lo encontré en el número 19: “La partida de los principiantes” de un tal John Nephew… y me encontré con un artículo muy forrado de paja (habría que comer en aquel entonces, supongo) pero con algunas cosillas interesantes en el fondo. Lo que más me interesó es la lista de lo que tenía que tener una partida de principiantes:

1) Que fuera divertida

2) Que dejara a los jugadores con ganas de más

3) Que los jugadores salieran sabiendo un mínimo de las reglas.

Y no está mal como punto de partida teórico. Pero ¿hay algún módulo que reúna todos estos requisitos? ¿Algo ya hecho donde se puedan ver plasmados a nivel práctico?

Pues hay unos cuantos módulos ahí fuera. Un ejemplo que tengo muy presente es el de las aventuras de la Pathfinder Society, diseñadas específicamente para jugarse en cuatro horas… y que cumplen tal cometido perfectamente, como ya he comprobado en mis carnes dos veces. Pero si me preguntáis a mí, creo que el mejor ejemplo de lo que debería ser un one-shot es éste:

Los Devoradores de la Niebla

Este aventura, escrita por el propio Robin D. Laws, es la primera de las cuatro que contiene el libro Asombrosos Relatos Arcanos, publicado en castellano por Edge Entertainment. La particularidad de “Los Devoradores…” es que menciona que está diseñado para poder jugarse en convenciones. Y por la cantidad de notas y consejos que se incluyen, tiene la pinta de que la han probado en más de una y más de dos 😛

La aventura comienza con los personajes despertándose en la costa de una isla desierta. Son los únicos supervivientes de un naufragio y tendrán que ponerse manos a la obra para tratar de sobrevivir. Y desde el minuto cero el módulo comienza a enseñar las mecánicas del sistema a través del uso de la habilidad de Supervivencia.

Así, el tener la habilidad permite al Guardián informar sobre las alternativas disponibles para conseguir un objetivo (p. ej. : para abastecerse de suficiente agua se puede recoger la de la lluvia o excavar cerca de plantas verdes), pero para realizar con éxito una u otra hará falta gastar más o menos puntos de algunas habilidades. Y con esta información los supervivientes tendrán que ponerse de acuerdo en las tareas que van a acometer y en quiénes las van a realizar. Es decir, a gastar los puntos de habilidad necesarios.

Con sólo estos elementos ya tendríamos para cuatro horas de discusiones, negociaciones y roleo o para una temporada de Supervivientes. Pero claro, siendo esto una aventura del Rastro de Cthulhu, las cosas se pondrán mucho más chungas, extrañas y espeluznantes…

Y es aquí encontramos una de las claves que hacen tan bueno este one-shot: está estructurado en eventos y escenas. No se trata de un dungeon con pasillos que hay que seguir obligatoriamente para llegar a determinada habitación, sino que el Guardián tiene manga ancha para ir sacando una escena u otra dependiendo de cómo vaya de tiempo y de la actitud de los jugadores. De hecho ¡ni siquiera hay un mapa de la isla! Y con una estructura tan flexible es muy difícil no poder acabar la partida en el tiempo de juego previsto.

Pero lo que realmente lo destaca a mis ojos frente a otros módulos es lo bien que asesora al Guardián en esta tarea de director de orquesta: un cuadro recordando en qué punto de la aventura tiene que estar en cada hora de la sesión, recomendaciones para alargar o acortar cada evento, presentación de pistas de una u otra forma en función de lo espesos que estén los jugadores, etc etc… Quizás es algo común en partidas para convenciones, pero hasta el momento aún no he visto nada similar.

Desde el lado del jugador me parece que, al menos sobre el papel, debería cumplir perfectamente con el listado de John Nephew: Es una aventura interesante y llena de tensión, hace que la gente salga conociendo el sistema y encima puede dejar con el regusto de querer jugar más. Pero además “Los Devoradores..”  tiene la ventaja de que no requiere familiaridad con mundos fantásticos y que proporciona una experiencia muy al estilo de Perdidos, lo cual agradecerán los muggles sin experiencia rolera.

Como bonus, el módulo además viene con varios personajes pregenerados interesantes, y el sistema GUMSHOE es tan sencillo que el Guardián puede empezar directamente la partida sin necesidad de soporíferas explicaciones previas sobre habilidades, tiradas y demás. Las puede ir haciendo a medida que vayan saliendo sin aburrir al personal.

En definitiva

Si algún día tengo que ir a arbitrar un módulo de rol a la calle para iniciar a la gente al rol, lo tengo claro: éste sería el módulo que me llevaría. Y desde luego es el mejor ejemplo práctico que se me ocurre para todo lo que hemos estado hablando durante el mes.

3 COMENTARIOS

  1. vaya..que buena pinta. la verdad es que no he jugado ni tengo el rastro pero los suplementos y aventuras que han salido para el juego me llaman mucho.

    me he leído el artículo por encima para que me lo puedas dirigir un día.

    ya eres uno de los que queda por dirigir en la SGRI

    • Pues… si te digo la verdad, tengo aún que empaparme del reglamento principal, porque me pasa lo mismo que a ti: me llaman mucho más las aventuras 😛

      Y sobre la SGRI… ejem… con la cantidad de gente que arde en deseos de dirigir, estaría muy mal que le quitara el puesto a alguien con tantas ganas.

      Ehm… ¿ha colao? XDDDD

      ¡Un abrazoteeee!

Deja un comentario