En GoodReads

Una de las aplicaciones que siempre ha estado en mi listófono, desde aquel Galaxy S, es el lector de ebooks Moon+ Reader Pro. Y es que lo vi claro desde el primer momento: si voy a llevar siempre encima un cacharro que está diseñado para leer ¿cómo no aprovecharlo para darle caña a todos esos libros que tengo pendientes? Pues eso he ido haciendo en cuanto he encontrado un momento más o menos largo, como los viajes en metro, las sobremesas dominicales en casa de unos u otros abuelos, los tiempos muertos de piscina, los ratos esperando a que el Pequeño Bárbaro se duerma o a que salga mi Princesa del cole, etc etc.

Claro, 5 años con momentitos de estos dan para leer muchos libros. Muchísimos. Que yo recuerde, los primeros 22 libros de La Espada de la Verdad, prácticamente todo lo de Abercrombie, los primeros de Sanderson, Ready Player One, El Gran Gatsby, Matadero Cinco, los cuatro primeros de Dresden, la saga de Scalzi de las Fuerzas de defensa coloniales

Y digo “que yo recuerde” porque toooda la lista me aparecía en el apartado de “Estadísticas” de Moon+ Reader, de esta guisa…

estadísticas de Moon+ Reader

… apartado que se reinicia cada x tiempo por causa de alguna actualización, por ubicar la aplicación en la tarjeta de memoria o por cambiar de dispositivo. Lo cual me fastidia una barbaridad, porque, como veis, además de los títulos y las fechas viene tu velocidad en palabras por minuto, las horas de lectura totales o por día que llevas, etc etc. No sé cómo es posible que a estas alturas la app no ofrezca la posibilidad de guardarlos en algún archivo y exportarlos a tu Dropbox, por ejemplo.

Así que después del último reseteado de estadísticas me he hartado y me he apuntado a GoodReads, que me parece que tiene mejor pinta que el Anobii que utilicé alguna vez. Por lo pronto ya ofrece un widget bastante práctico con el que acabo de sustituir el “Ahora mismo leyendo…” de la barra lateral del blog, y la verdad es que es un vicio esto de ir apuntando libros (¡incluyendo rol!) que ya me he leído o que quiero leer. Por no hablar de la tentación gordísima de liarme a catalogar todos los libros que tengo, o ponerme a crear fichas de libros que no aparecen aún en el catálogo (como ya he hecho con Far West, juego de rol) o de actualizar fichas que ya existen pero le faltan cosas (como la portada que he subido de Hércules & Xena RPG ) 😛 Vamos, que como me descuide acabo dedicando el tiempo a aumentar mis listas o a mejorar el catálogo.

ficha goodreads

Mi perfil en estos momentos

En fin, trataré de resistirme y utilizar Goodreads sólo para ir apuntando los libros que me voy leyendo, las fechas en las que me los empiezo y acabo, y las estadísticas que mida el Moon+ Reader. A fin de cuentas de eso se trataba, de guardar en alguna parte los datos que de vez en cuando me mola revisar… y que dejen constancia del tiempo que seguiré invirtiendo en leer.

8 años sin Gary Gygax, día del Máster y ganadores Poliedro 2015

Como es tradición en este blog desde hace tiempo, los 4 de marzo le dedico una entrada a la memoria del más conocido de los co-creadores de nuestra afición, en el día de su paso a la inmortalidad.

A día de hoy sigue sin haber novedades sobre la estatua conmemorativa que le iban a dedicar en su ciudad, Lake Geneva. Lo último que se sabe es este artículo procedente de este número de la revista At the Lake (a partir de la página 26) donde se decía que se iba a acabar la estatua en 2015… predicción que, evidentemente, no se ha cumplido. Las malas lenguas dicen que el retraso tiene que ver con las movidas legales que ha tenido la viuda de Gary, Gail, con sus cuñados, Ernie y Luke Gygax, al respecto de la utilización del ilustre apellido que los tres comparten en productos de la nueva TSR que montaron los dos hermanos. Sin embargo, Gail desmiente que se haya utilizado dinero del Memorial para los costes de los litigios, así que habrá que suponer que el retraso se habrá debido más bien al tiempo que le ha dedicado a estos asuntos legales.

Parece ley de vida que los herederos de una figura prominente se tengan que pelear. En fin, nosotros seguiremos disfrutando del legado del gran Gary Gygax.

Cita de Gary Gygax, by Gagmen

Imagen de Gagmen (pulsar para ir a su web)

 

Logo GM's Day

También hay que recordar que Gygax tuvo la puntería de morirse justo en el Día Internacional del Máster, que se empezó a celebrar en 2002. Como todos los años desde entonces, las principales editoriales anglosajonas aprovechan para llenarme el correo con sus ofertas y las tiendas de PDFs como DrivethruRPG nos tientan con una semana entera de rebajas roleras. Sería muy bonito que los jugadores le compraran algo a sus másters… ahí lo dejo caer 😉

Lástima que este año las editoriales y tiendas españolas no se hayan apuntado… a ver qué pasa en 2017.
La editorial Other Selves me informa en los comentarios de que está participando en el Día Internacional del Máster con ofertas realmente jugosas a través de DrivethruRPG. Es el momento de hacerse con La Puerta de Ishtar o Los Salones Verticales (premiados dos veces en los Poliedro 2015), si es que aún no los tenéis. ¡Gracias por la corrección! Y si hay alguna otra editorial española que esté participando, ¡manifestaos!

logo apaisado poliedro 2015Pese a ello, la comunidad rolera hispanohablante sigue haciendo su particular homenaje en forma de los Premios Poliedro, cuyo palmarés (casi) siempre se ha conocido en este día. Ya podéis consultar la lista de ganadores de 2015 en el propio blog de La Rolesfera. ¡Enhorabuena a los premiados!

Y para finalizar la entrada, esa tirada en honor de Gygax que no puede faltar este día 😛 ¡Allá va!:

tirada 2016

 

Pues una birria, todo sea dicho. Me haría falta un bono de Fuerza de +1 para poder darle a alguien sin armadura… en fin.  La del año pasado fue normalilla, pero aun así pude cambiarme de casa y todo… no pierdo la esperanza, jejeje.

El Dragón Tortuga ya tiene segunda mano

portada de la Canción del Dragón TortugaHace ya cuatro años (¡Santo Crom, si parece que fue ayer!) anunciaba que teníamos una melodía para cantar La Canción del Dragón Tortuga, y para ponerla por aquí utilicé un pedazo de widget de Noteflight que permitía leer la partitura y escucharla al mismo tiempo. Lo cual, para un tipo que sólo dio solfeo un par de años cuando zagal, me sigue flipando a unos niveles que se salen del cinturón de Kuiper.

Desde hace año y medio mi Princesa está yendo a clase de piano y no se le da nada mal. O al menos eso veo cuando la academia organiza miniconciertos con todos los alumnos. Lo que me gusta del método de enseñanza es que la profesora no sólo le hace tocar piezas clásicas, sino que también le anima y le ayuda a inventarse pequeñas composiciones propias.

Un día mi Princesa aprovechó para comentarle que tenía una melodía, pero que necesitaba componer la segunda mano para poder tocarla en piano. La profesora no puso ninguna pega, así que mi Reina le imprimió la partitura (otra de las ventajas de Noteflight) y durante los meses siguientes, por lo visto, estuvieron trabajando sobre ella.

De todo esto me enteré hace unas pocas semanas, cuando mi Princesa la interpretó por sorpresa en su cuarto. Mi cara de flipe debió ser como para hacerle una foto, pero seguro que no pudo expresar toda la emoción que me recorrió por dentro al ver que algo que creamos en la familia sigue vivo, y creciendo.

Por supuesto, incorporé las nuevas notas en la partitura de Noteflight, y ahora la canción suena así:

(Si no os aparece nada en este recuadro, podéis verlo en este enlace al sitio de Noteflight)

Sí, es una segunda mano muy sencilla, pero me encanta cómo refleja la placidez de la vida del Dragón, se vuelve frenética cuando se come a los piratas y de nuevo vuelve a tranquilizarse… hasta acabar con un remate que le hacía mucha falta a la canción. Y además, siendo tan fácil se puede emplear como partitura para los primeros años de piano, y deja la puerta abierta a elaborarla aún más en el futuro.

Pero eso ya se verá… o no. Me da igual. Es un regalazo a tantos niveles que comprenderéis que aún siga impactado y emocionado. 😍

¡Gracias, mis amores!

Class Dojo, una aplicación para las aulas

Logo Class Dojo En alguna otra ocasión he reseñado por aquí innovaciones de maestros que ya me gustaría que pudieran disfrutar mis hijos. Pues bien, esta vez me toca comentar una en la que participa mi Princesa. Y es que sus profesoras han empezado a utilizar este año la herramienta Class Dojo con su clase.

En realidad no es más que una vuelta de tuerca al clásico sistema de otorgar positivos y negativos a los alumnos, sólo que a través de una aplicación web (y móvil) muy agradable que además añade un canal de comunicación con los padres.

Sencillo, ¿no? Es una de esas ideas tan elementales que se me habría ocurrido cualquier día… lástima que se les ocurriera antes a otros que encima han puesto una pasta para ponerlo en marcha. 😛

La herramienta contempla varios tipos de cuentas. La de docente lo gestiona y administra todo: crea la clase, asigna los monérrimos monstruo-avatares, otorga las puntuaciones, sube al “muro” de la clase las fotos y las publicaciones que estimen oportuno, etc etc. La cuenta de padre/madre no permite editar o crear nada, sólo deja ver las puntuaciones de sus hijos (y únicamente las de sus hijos), mensajearse con los profesores y comentar las publicaciones del “muro”. También recibe los viernes un email con una especie de resumen con todas las puntuaciones de la semana.

Además también existen las cuentas de estudiante y de líder de escuela, pero aún no he bicheado con ellas. Supongo que el primer tipo tendrá permisos similares al de los padres y el segundo podrá coordinar varias cuentas de docente. Digo yo.

En la práctica

Todo esto está muy bien, pero ¿funciona? Pues depende del grado de implicación de los profesores, que son los que suministran la información.

En nuestro caso, a mi Princesa le caen cada día un mínimo de cuatro puntuaciones. Si tenemos en cuenta que la clase es de 24 alumnos, pues está claro que las maestras se lo están currando cosa mala. El “muro” lo están empleando principalmente para subir vídeos que han estado viendo en clase y difundir fotos de las excursiones, lo cual es mucho más cómodo que ir pasando un pendrive entre los padres. Y en cuanto a la utilidad de mensajería, con nosotros lo han utilizado alguna vez, pero siguen prefiriendo la clásica notita en papel que se envía con el alumno.

class dojo - puntuacion estudiante

Lo que es indudable es el efecto motivacional, al menos sobre mi Princesa. Acostumbrada a ver el círculo en verde, si hay cualquier cosa que amenace con añadir algo de rojo se pone las pilas de inmediato. Y los (pocos) negativos que se ha ganado le han escocido especialmente.

Y ya puestos…

Los creadores de la herramienta están empezando a aprovechar todo lo que han hecho para tocar otros palos educativos. Por ejemplo, este mismo año han subido una serie de vídeos con sus icónicos monstruitos para explicarles a los peques lo importante que es ejercitar la mente. Un ejemplo:

Un vídeo que le ha venido que ni pintado a mi Princesa, justo cuando acaba de descubrir que las fracciones y las divisiones no son tan fáciles como las mates que había visto hasta ahora.

Hacer nuestra propia clase

La herramienta está pensada para las aulas, pero si nos ha gustado esta dinámica de puntuar avatares-monstruito para emplearla en nuestra propia casa… pues no hay nada que nos impida abrirnos una cuenta de Docente y crear una clase con nuestros hijos. Y con los poderes de Profesor en nuestras manos (chann channn) ya podemos personalizar los conceptos positivos y negativos y puntuar a nuestro peque desde el móvil, delante de él. En cierto modo podría ser una alternativa o complemento informático a la famosa Tabla de Puntos que empleaba Supernanny.

Y… ehm… ¿soy el único que piensa que tiene como mínimo una utilidad rolera evidente?

class dojo- puntuaciones roleras

No me digáis que no es una forma muy cuca de llevar los Puntos de Experiencia…

 

En fin

Me parece que las maestras de mi Princesa han acertado de pleno con esta antítesis perfecta de los grupos de Whatsapp de madres, ese cáncer de nuestro tiempo. Por un lado mi Princesa está muy concienciada con mantener el halo verde de su monstruito, mientras que nosotros estamos al tanto de lo que las maestras van apreciando en el día a día. También es verdad que durante un tiempo a mi Reina le dio por mirar diariamente la aplicación, lo que tenía un punto invasivo que no me hacía mucha gracia. Menos mal que ya está rehabilitada 😉 A mí me sigue valiendo con el resumen semanal.

Pero vamos, desde aquí aplaudo entusiasmado la proactividad de las maestras de mi Princesa. Esto de adoptar y utilizar intensivamente una herramienta de este tipo por su cuenta es un pedazo de trabajo extra para quitarse el sombrero.

¿Y vosotros, cómo veis una herramienta así? ¿Y los maestros? ¿La utilizaríais o ya lo estáis haciendo?