5º programa de La Caja Musicreta: Los Descendientes

Para ir recuperando la normalidad a la que nos referíamos en la entrada anterior no hay nada como retomar cosas que hacíamos en la otra casa. Y una de esas cosas era La Caja Musicreta.

Llevábamos hablando desde septiembre que teníamos que volver a grabar algún programa, o al final acabaríamos dejándolo definitivamente. Tuvo que ser mi Reina la que nos pusiera las pilas aprovechando que Fusa se encontraba en pleno fervor por Los Descendientes de Disney Channel. Y este es el resultado final: un programa de una descendientemaníaca para otros descendientemaníacos. ¡Disfrutadlo!


Y si no la habéis visto aún, no os preocupéis. Desde que grabamos el episodio la han echado al menos en tres ocasiones más, así que si os pasáis de vez en cuando por Disney Channel sólo es cuestión de tiempo que acabéis cayendo.

En fin, si me preguntáis no era el tema que más me atraía para hacer un programa, peeero la jefa es Fusa. Y todos hemos tenido enganchones de adolescencia. Sin ir más lejos, yo mismo con Grease 2, que por aquel entonces veía como un musical sobre un motero justiciero. Bueh… a quién quiero engañar 😛

Agh, no puedo resistirme a hecer sólo un comentario. Sé que a la peli le importa tres pitos lo establecido sobre los villanos y los buenos Disney y tal… pero sigue carcomiéndome que el hijo del enano Mudito sea un humano empollón. Aquí hay empollonfobia disfrazada, fijo.

Asentándonos

Pues a lo tonto ya llevo un tiempo sin escribir por aquí. Más o menos el mismo que llevamos habitando en la casa nueva… así que igual ya va siendo hora de pasarse y sacudir un poco las telarañas virtuales que cubren todo esto. Y bueno, ya que estoy, pues aprovecho y les dejo un consejillo a los críos.

Chavales, es posible que vayáis a hacer vuestras mudanzas con el convencimiento de que ya sabéis el jaleo en el que os metéis. Permitidme que os comente una cosilla desde 2015: nunca estaréis preparados para lo que se os viene encima. En serio.

Es posible que en el dosmil treintaypico, cuando leáis esto, haya drones o robots que se encarguen de hacer las mudanzas de una forma sencilla y precisa. Lo dudo. Tal y como va la cosa, lo más probable es que los “profesionales” sigan siendo operarios humanos mal remunerados. Y si salís a nosotros, tampoco os fiaréis de que traten las cosas frágiles con tanto cuidado como lo haríais vosotros.

Si todo es tal y como lo pinto… iros preparando. Vosotros ya no os acordaréis, pero nuestra mudanza duró TRES (3) jornadas, siendo la última la que curró la empresa. Nos tiramos los dos días previos trasladando cosas nosotros mismos en el coche. Y menos mal, porque con los “profesionales” acabó alguna que otra pila de cajas en el suelo. Pero gracias al currazo que nos pegamos previamente no hubo ningún daño importante que lamentar.

Por cierto, si en vuestro presente están muy baratos esos servicios que te lo colocan todo todo todo tal cual estaba en la casa anterior, ¡pagadlos sin dudar!. Si no es así… pufff… la que os espera. Nosotros nos pasamos una semana durmiendo por separado en las casas de los abuelos porque la obra no estaba terminada y no era posible sacar las cosas de las cajas. Por si os interesa el dato, fue el 9 de octubre el primer día que por fin dormimos todos en la casa nueva… en vuestra casa de siempre, vamos 😛

Y aun así la movida no se acabó en ese momento. Ya veréis las fotos y vídeos de estas primeras semanas: un infierno de abrir y ordenar cajas, de montar estanterías y armarios, de obreros que se pasaban cada dos por tres por casa para ajustar una fuga de agua, una ventana mal sellada o montar ese lateral de la cocina que faltaba. Y a día de hoy, cuando publico esta entrada, todavía quedan estanterías por comprar y montar, cajas por desembalar, lámparas que instalar, cuadros que colgar, cortinas que ajustar… Aunque a estas alturas ya no tenemos la prisa del principio. De momento nos estamos dedicando a vivir la casa y a ir haciéndola nuestra con el día a día.

Al menos lo importante ya está en sus estanterías. Chicos, nada como una mudanza para valorar el peso de todo lo que tienes 😛

Así que dejadme que insista: no importa lo que penséis, nunca estaréis preparados del todo para la mudanza. La buena noticia es que se sobrevive… aunque también os digo que nunca seréis los mismos. Hay que ver en qué cantidad de cosas afecta un cambio de casa, incluyendo en el cómo eres.

No sé si os mudaréis a otro barrio, a otra ciudad o a otro país… a saber. Nosotros, pese a seguir en el mismo barrio en el que nacimos (diga lo que diga el ayuntamiento), hemos tenido que descubrir nuestro nuevo vecindario. A ver, las calles ya las conocíamos, pero no tiene nada que ver pasear por ellas que necesitar saber dónde se compra el pan bueno-bueno, dónde está la farmacia más cercana o la peluquería más apañada, etc. En fin, para vosotros ya será vuestro vecindario de siempre y ya os conoceréis los trucos, para nosotros está siendo una aventura diaria :-)

Desde luego, lo que más nos está gustando de este nuevo sitio es poder ir todos juntos andando al cole y a la guardería. Supongo que dentro de un tiempo no os hará tanta gracia que os acompañemos 😉 pero ya nos daréis las gracias cuando caigáis en la cuenta de que podéis ir también al instituto andando. De momento vuestra madre y yo lo estamos disfrutando una barbaridad.

Y bueno, ya hablando de mí, a día de hoy sigo tratando de encontrar un horario para dedicarme a mis cosas. Las noches siguen condicionadas por el Pequeño Bárbaro, y el tiempo que me deja se me está yendo entre lanzamientos de Kerbals (que me han venido muy bien para presumir en cierto curso sobre la carrera espacial), el redescubrimiento de esa gran cantidad de módulos que hay disponibles para el viejuno Neverwinter Nights 1 y la forja de un imperio en Civilization V. Pero no me apetece demasiado meterme en ofertas navideñas para hacerme con nuevos videojuegos. Así de mohíno estoy.

Sí que sigo con ganas de escribir, pero las estoy invirtiendo en aquel taller de literatura que comentaba otro día. Afortunadamente siguen siendo los mismos compañeros, y nuestro nuevo profesor fue un antiguo compañero nuestro: Alejandro Gil.  Gracias a su manera de explicar y analizar los textos y a los retos que nos propone me van saliendo algunos relatos curiosones, como Querida Henriette (una versión castiza del recurso narrativo de Abercrombie en la batalla de Los Héroes, con mi habitual marca de humor surrealista), Cómo (una elegía cuya clave está en la fecha) o Marrón (un relato de ciencia ficción con dilema moral de los que mola analizar en la barra de un bar). Y desde aquí no tengo por menos que agradecerte, Alejandro, tu sinceridad inmisericorde a la hora de señalarme tanto los aciertos y fortalezas como mis errores y debilidades. No sabes cuánto aprecio tener por fin una radiografía clara de mis posibilidades.

¿Y qué hay del rol? Pues… tengo que confesar que se me está haciendo bastante cuesta arriba el retomarlo. Sigo comprando novedades, me gusta bichear de vez en cuando por la comunidad de Google Plus… pero actualmente me produce bastante desgana. Ya veremos si esto es parte de ése “nunca volveré a ser el mismo” del que os hablaba un poco más arriba o se trata de algo meramente circunstancial. El tiempo lo dirá.

Pues oye, no ha quedado nada mal tras quitarle las telarañas. Igual me animo a seguir dándole caña y todo…

Coches Voladores

Anoche mi Princesa me explicaba muy emocionada cómo sería el dibujo que haría para un concurso del cole. ¿El tema? “El futuro”.

Mi dibujo tendrá edificios con muchas luces de muchos colores, fuah fuah, con tiendas que pondrán en el aire anuncios de “Oferta” y un montón de coches voladores muy chulos.

Coches voladores.

Curioso. De pequeño yo también soñaba que existirían en el futuro y que los conduciría cuando fuera mayor. Sin embargo allí siguen, en ese “futuro” que tenemos todos en mente. Y llevan allí más o menos desde 1940, cuando el mismísimo Henry Ford predijo

Recordad mis palabras: se acerca la combinación de avión y coche. Podéis reíros, pero llegará.

 

 

¿Se ha estancado la imagen del futuro (o más bien la del “futuro ideal”) que vamos teniendo las sucesivas generaciones? ¿Eso es bueno?  Y ¿qué imaginarán los niños que por fin tengan coches voladores, robots y naves espaciales?

Tantas líneas de pensamiento y tan profundas…

Ayy, mi Princesa, le dije ojalá cuando tengas la edad que tengo ahora ya existan y puedas conducirlos.

 

Cambiando de casa

Pues ésta es la razón por la que llevo desaparecido desde antes de verano y que me va a mantener con un perfil bajo durante un mes y pico más, por lo menos.

Y es que no es tan fácil como decir “hale, vámonos a otra casa” y ya está. Ojalá. Un cambio de domicilio conlleva una auténtica constelación de decisiones, cálculos, trámites y detalles que hay que estudiar con la máxima atención, porque van a condicionar nuestra vida de aquí en adelante. No sólo por los metros cuadrados o la distancia a la que tendremos los colegios, trabajos, hospitales, etc, sino también por la pasta que nos quedará cada mes para lujos como comer, vestirse o tener luz. Así que no queda otra que echarle todas las horas posibles y pensárselo todo muy bien, que nos la jugamos de verdad.

Lo cierto es que sabíamos que tendríamos que cambiarnos a otra casa casi desde el mismo momento en que nos confirmaron que nuestra Princesa iba a tener un hermano y no una hermana. Lo que no teníamos claro era si iba a ser más tarde o más temprano. Pero cuando comprobamos lo rápido que está creciendo el Bárbaro (que va dejando atrás lo de “pequeño” a pasos agigantados) y la tendencia que va tomando el precio de la vivienda, decidimos que ahora era el momento. Y a finales de mayo nos pusimos en serio a la tarea.

Tengo que confesar que esta entrada iba a ser un tochopost lleno de detalles sobre cada etapa que vamos atravesando (venta de la casa, negociación de la hipoteca, compra de la casa, reforma, mudanza… ) pensando en que podría serle útil a quien estuviera a punto de hacer lo mismo. Sin embargo, hace unos días me dio por leer el borrador con otros ojos y me encontré con una monstruosidad de temas y datos de la “vida real” que iba a desentonar con el tono general del blog cual encimera de madera sobre suelo porcelánico gris. Lo descarté y me puse a escribir desde cero, sin más intención que plasmar lo que me ronda por la cabeza ahora mismo. Y éste es el resultado.

Arriba las llaves antiguas, abajo las nuevas. Ambos son llaveros de los Exploradores de Camelot, regalo de un Explorador que se los curró allá por 2000. Ya veis, chicos, os he tenido estos 15 años en mi mente. . . y en mi bolsillo. Y os seguiré teniendo en ambos. 😉

Y es que, aunque me encanta la perspectiva del cambio y cómo está quedando la nueva casa con la reforma, no puedo evitar sentir una punzada de añoranza por la que dejamos atrás. Cuando la compramos allá por 2002 ya tenía la vaga idea de que no iba a ser la definitiva, pero aun así voy a echarla de menos. Ha sido el escenario de tantos principios nuestros… de nuestra vida de casados, de la vida de nuestros peques y de muchísimos otros proyectos que hemos empezado allí. Como, sin ir más lejos, este mismo blog que estáis leyendo ahora.

A mi Reina también le pasa lo que a mí. Sin embargo, para el Pequeño Bárbaro la “vieja casa” no será más que esos suelos y paredes que salen en sus fotos y vídeos de bebé. La que lo ha llevado un poco peor es mi Princesa. Ya está echando de menos su ventana con su árbol, al que ha observado cómo cambiababa con cada estación desde que nació. Ay, mi pobre Princesa…

Pero bueno, esperemos que las vistas de su nueva habitación le ayuden a ir superando el cambio. Seguro que acabará apreciando que va a vivir en una casa más grande, con una plaza interior y una piscina que hará más llevaderos los veranos cada vez más calurosos que harán por aquí. Y todo ello a 300 metros de donde vivía antes, yendo a su mismo cole y sin moverse del barrio que les vio nacer, a ellos y a nosotros. Por algo somos barriodelpilareños hasta la médula.

Como nota curiosa, resulta que la nueva casa está en la misma urbanización que veía desde la ventana de mi habitación, en casa de mis padres. Durante 30 años he envidiado cómo se lo pasaban los jodíos en la piscina. Pues mira por dónde, después de haber visitado una decena de casas en 5 kms a la redonda, al final he acabado siendo uno de esos jodíos 😀 . Creo que mi yo de 12 años va a tener un moratón en el costado con tanto codazo. 

Aunque bueno, esto aún no se ha acabado. Es verdad que lo más intenso lo pasamos en agosto, en este verano sin playa, pero aún nos queda finalizar las obras (pufff) y la mudanza, que ya llevamos preparando desde hace semanas. Y luego vendrá ese período de adaptación en el que tendremos que realizar pequeños ajustes imprevistos tipo “uy, nos falta un mueble en este rincón”… con lo que calculo que para noviembre podremos dar por finalizada la odisea.

54 cajas sólo de cosas del salón…

Así que ya veis, todavía tengo entretenimiento para una temporadita. Entre tanto, el frente friki lo tengo bastante en segundo plano, limitándome a apuntar breves notas para desarrollar más adelante, a leer por encima redes sociales y blogs y a echar alguna partida que otra por la noche, cuando el cerebro ya no da más que para actos reflejos y básicos. No me ha quedado otra que mantenerme al margen de actividades y eventos de mayor entidad, como las SGRIs o, sin ir más lejos, las Ludo Ergo Sum que se van a celebrar este fin de semana. Será la primera vez que no vaya en los últimos cuatro años, y ya estoy echando de menos no poder ver a tanta gente con la que tengo tantas ganas de compartir algo de tiempo, yantar y chanzas. Más vale que las LES 2016 se preparen porque pienso desquitarme.

En fin, tengo curiosidad por saber qué pasa cuando se acabe todo esto. Yo espero que tanto cambio también influya de alguna manera en mis hábitos de escritura, y ese rincón que me ha habilitado mi Reina me motive para volver con fuerzas redobladas por aquí. ¿Lo conseguiré? Pues… por aquí mismo se verá, supongo 😛

Este Star Wars D6 está muy vivo

Ah, Star Wars, el juego de rol… qué tiempos. Tiene delito que en todos estos años no le haya dedicado ni una mísera entrada a uno de mis juegos favoritos. Bueno, pues ya va siendo hora.

Para mí hablar del Star Wars JdR es volver a 1990 y recordar aquellas tardes en casa de mis padres, repasando sus fantásticas páginas repletas de inspiración. El tacto particular de su portada, el olor a libro nuevo… y aquellas partidacas, sobre todo aquella con mi Reina que fue especialmente reveladora (hijos, preguntadme cuando leáis esto 😛 ).

Pero dejando a un lado la nostalgia, cada vez que lo releo sigo encontrándome un juegazo incluso para los estándares actuales. Una redacción ágil y directa, un sistema (el D6) de lo más sencillo sin dejar de ser completo, una presentación visual apabullante, la que posiblemente sigue siendo la mejor sección para el Director de Juego dirigista que se haya publicado, ejemplos a raudales por doquier y nada menos que ¡dos aventuras!, una estilo Elige tu propia aventura y otra clásica de iniciación. Y ojo, todo esto en apenas 145 páginas. Pocos manuales han conseguido tanto en tan poco espacio.

Por todo esto, y porque la ambientación es casi universalmente conocida, sigue siendo una de mis recomendaciones para iniciarse en los juegos de rol.

Sin embargo, la editorial que nos lo trajo al castellano, Joc Internacional, cerró en 1998 antes de poder traducir la Segunda Edición del juego. Curiosamente, ese mismo año también quebró West End Games, habiendo publicado en el 96 la Second Edition: Revised and Expanded. Desde entonces la licencia de los juegos de rol de Star Wars ha pasado por otras manos y ha conocido otros sistemas distintos del D6. Wizards of the Coast sacó su versión D20 en 2000, que aquí editó Devir, y desde 2011 Fantasy Flight Games está haciendo lo propio con su propia versión, que está sacando en castellano Edge Entertainment.

Sin embargo, si pensábais que Star Wars D6 seguía muerto, os vais a llevar algunas sorpresas.

En castellano

Star Wars D6 Redux : Manual Básico

En 2012 la web Star Wars d6 Redux publicó este Manual Básico del mismo nombre. Según lo describe el maese Imladris Moreindil en este comentario:

básicamente es una edición basada íntegramente en la que editara Joc allá por los 90, retirando toda la “paja” que llevaba, como pueda ser la cantidad innecesaria de ejemplos, las aventuras de prueba (tanto la de grupo como la individual) y alguna cosilla más, remaquetándolo entero y cambiando las fotos por ilustraciones que no solo hacen referencia a la trilogía original, sino a todo el universo expandido (desde Old Republic hasta Legacy).

A nivel particular sigo prefiriendo el original con toda su “paja”, pero para el que no puede acceder al original y/o prefiere un reglamento a lo Breviarium y con una maquetación e imágenes más actualizadas, ahí está el Redux.

Star Wars Segunda Edición 

Más arriba comentaba que la Segunda Edición nunca tuvo una versión en nuestro idioma, ¿verdad? Pues Star Wars d6 Redux también sacó la primera traducción al castellano que ha tenido esta edición y la puso a disposición de todo el mundo. Todo un currazo que no podía por menos que agradecer desde aquí. 😉

Aventuras en castellano

Si se trata de aventuras para Star Wars D6 en castellano, el nombre de referencia que buscas es Bindôlin Filadut. Este currante de la bloguesfera rolera lleva desde 2010 creando aventuras originales, maquetándolas con el mismo estilo que las aventuras oficiales de Joc y subiéndolas a su Caverna del Rol. Aunque a veces flaquea y prueba otros sistemas (tsk tsk), pero hasta ahora siempre acaba volviendo a darle caña al D6. ¡Muchísimas gracias por todo tu trabajo, maese!

También la ya mencionada Star Wars d6 Redux incluye aventuras en su página de descargas, donde se puede encontrar todo tipo de material. Y si te apetece echarle un vistazo a todas las aventuras que Joc sacó en su revista, la mítica Líder, en este apartado de Sinergiadelrol.com las han recopilado todas.

En inglés

Este juego siempre ha tenido una afición angloparlante bastante activa, pero últimamente está que se sale. En esta comunidad de Google Plus dedicada a Star Wars D6 van dando cuenta de todo lo que los usuarios del foro The Rancor Pit están publicando, y la mayor parte del material lo van subiendo a este directorio de Drive. Eso sí, lo que están sacando ahora mismo tiene una calidad de edición que rivaliza con los de las editoriales serias. Y para muestra algunos botones:

Star Wars RPG Second Edition: Revised, Expanded and Updated

Sí, parece que Star Wars D6 siempre se quedará en la Segunda Edición. Se trata de un alucinante nuevo manual básico creado por la comunidad, cuyas reglas se han actualizado a partir de las últimas versiones del Sistema D6 (D6 Adventure, etc). Trae una nueva sección del Director de Juego (me encanta el apartado dedicado a la dirección de batallas a gran escala) y toneladas de ambientación y estadísticas de naves, equipo, etc para jugar prácticamente en cualquier época de la saga. Eso sí, la aventura de introducción es bastante más ramplona que la figuraba en el SWD6 de toda la vida.

Me dicen que es un producto oficial y me lo creo

En este directorio podemos encontrar la versión Mk II… aunque francamente, ya puestos podrían haberle puesto Second Edition: Revised, Expanded y REQueteupdated, o algo así.

Star Wars: Rebels Sourcebook

La nueva serie de Disney se estrenó después de que saliera el manual, y, como no era cuestión de descuajaringar toda la maquetación, los capítulos etc para meterlo en el manual con calzador, Oliver Queen (no es Flecha Verde, pero casi), se curró él solo este pedazo de documento con las estadísticas y el trasfondo de prácticamente todo lo que aparece en la serie: personajes, vehículos, equipo, etc. Incluso contiene una breve guía de episodios de la primera temporada. Y encima con esa maquetación tan profesional que no me canso de admirar.

Galaxy Guide to the Old Republic

Este mostrenco de 400 páginas contiene la historia y las estadísticas para jugar en el trasfondo descrito en los videojuegos Caballeros de la Antigua República (1 y 2) y Star Wars: The Old Republic. Trasfondo que, por cierto, ya no es considerado “canon” por Disney, pero ¿desde cuándo nos ha preocupado eso a los roleros? 😛  Por cierto ¿os he comentado ya lo flipante que me parece la edición de estas cosas? ¿Sí?

Revista Wild Space Magazine

Al estilo de los Adventure Journals que publicó WEG en inglés (y que se pueden descargar de esta sección del D6 Holocron), la comunidad está elaborando esta revista que de momento cuenta con dos números, aunque ya se está preparando el tercero. Para leerlo entre manual gordo y manual gordo.

Plantillas de Personaje

Vía esta entrada de la Torre de Ébano he descubierto estas impactantes plantillas de Personaje creadas por Mark Meredith. El autor ya avisa que sólo ha puesto casillas para las habilidades más “típicas” de cada personaje, así que si el Wookie quiere añadir dados a Blaster o Mando será mejor buscarse una hoja normal.

Pero aun así, estas hojas de Personaje son la bomba para partidas en Jornadas o one-shots. Lástima que no haya una traducción… (*guiño, guiño* a cualquier maquetador de la sala)

Y por último, nota al margen para los nostálgicos de las ediciones viejunas: resulta que en la sección de descargas del D6 Holocron se puede encontrar prácticamente todo lo que WEG publicó para Star Wars… y los D6. ¡Oleeee!

En fin, como veis Star Wars D6 sigue manteniéndose activo y actualizado, y gracias a los miembros de The Rancor Pit tiene toda la pinta de que seguirá así con las nuevas películas y series que se nos vienen encima. Lo cual es una fabulosa noticia para los que seguimos siendo fans del sistema D6.

¡Enhorabuena!